Un mundo de viejos

Por: Rocío Guadalupe de la Cruz Paz

Cada día vamos envejeciendo un poco más. ¿Acaso no te das cuenta?

El 1 de octubre se conmemora el Día Internacional de las Personas de Edad. Tiene por objeto reconocer la contribución de los adultos mayores al desarrollo humano y económico, así como resaltar las oportunidades y los retos asociados al envejecimiento demográfico mundial.

La discriminación que se ejerce sobre las personas de edad avanzada es una realidad en varias partes del mundo, se hace presente en los ámbitos laborales, en los hogares e incluso en la representación mediática.

La sociedad en la que actualmente vivimos está dominada bajo muchos estereotipos y “las personas de mayor edad” no son la excepción. Se ha creado la idea de que los viejitos ya no sirven para nada. En el campo laboral les restan oportunidades de tener una buena calidad de vida al negarles un trabajo porque creen que ya no son capaces de hacer las cosas bien, sin darse cuenta que ellos poseen más conocimientos que una persona joven. En los mensajes publicitarios siempre nos venden a la súper modelo de ojos azules, rubia y con un gran cuerpo, o al hombre perfecto con gran sonrisa y buen porte, nunca van a tomar en cuenta a un viejito porque creen que esa idea no vende. Lo cierto es que las personas de mayor edad son tan importantes como los jóvenes, es obvio que no poseen los mismos conocimientos, pero lo que sí está claro es que ambos pueden seguir siendo eficientes para desarrollar diversos tipos de actividades que se amolden a su estilo de vida, siempre y cuando cuenten con buena salud.

En algunos casos la discriminación hacia las personas de edad avanzada comienza en el hogar, para los hijos o demás familiares resultan una carga, por lo que en la mayoría de las ocasiones optan por llevarlos a un asilo y olvidarse de sus cuidados. ¿Por qué resulta una carga tener que cuidar a los padres? Recordemos que fueron ellos quienes cuidaron de nosotros primero, ayudándonos a descubrir el mundo, enseñándonos a caminar, a realizar tareas que solos no hubiésemos podido hacer, como cambiarnos los pañales, darnos de comer, enseñarnos a hablar, etc. Son muchas las cosas que nuestros padres hicieron por nosotros cuando éramos pequeños, ahora nos toca a nosotros ser recíprocos, pues son ellos quienes ahora nos necesitan, están cansados y debemos brindarles las atenciones, el cuidado y cariño propicio.

Valoremos a nuestros mayores, ellos poseen gran sabiduría por todo el tiempo que han vivido, queda claro que tenemos mucho que aprender de ellos. Un estudio reveló que el promedio de vida de las personas mayores con actitudes negativas, respecto al envejecimiento, fue 7.5 años más corto que el de las que tenían actitudes positivas. Las actitudes que la sociedad genera hacia las personas de edad avanzada, repercuten en su estabilidad emocional.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud -OMS-, el envejecimiento de la población es el resultado de una tendencia persistente de disminución de las tasas de fecundidad y aumento de la esperanza de vida. Este cambio demográfico se ha traducido en un número y porcentaje crecientes de personas de más de 60 años. Como consecuencia de ello, se aproxima rápidamente el momento en que, por primera vez en la historia, el número de personas mayores superará al de jóvenes. Además está trabajando en tres esferas que inciden directamente en el envejecimiento:

• Prevención de las enfermedades crónicas

• Acceso a servicios de atención primaria adaptados a las personas mayores

• Creación de entornos adaptados a las personas mayores

Asimismo, se han elaborado unas directrices que ayudan a los países a comprender el tipo de programas que pueden poner en marcha para mejorar los entornos asistenciales en las ciudades a fin de que respondan mejor a las necesidades de las personas mayores.

La OMS, a través de redes de información, apoya las estrategias y políticas para mejorar la vida de las personas mayores en distintas naciones.

¿Qué está haciendo la OMS para ampliar nuestros conocimientos sobre la salud y el envejecimiento?

A fin de que podamos comprender mejor las repercusiones sanitarias del envejecimiento, especialmente en los países poco desarrollados, la OMS ha emprendido un Estudio sobre envejecimiento y salud de los adultos en el mundo -SAGE-. Este estudio de seguimiento longitudinal de aproximadamente 50 mil adultos mayores se está llevando a cabo en China, Ghana, India, México, Rusia y Sudáfrica, y está asociado a una red internacional conexa de vigilancia sanitaria y demográfica: Evaluación demográfica de las poblaciones y su salud -INDEPTH-. La comparación con estudios parecidos realizados en países de ingresos altos permitirá conocer las similitudes y diferencias en materia de salud y bienestar de los adultos mayores a nivel mundial.

Actualmente, 9 por ciento de la población total en México es adulta mayor -60 años o más-, de ésta, 9.7 por ciento son hombres y 12.6 por ciento son mujeres. La vejez es una construcción social y cultural que las sociedades y los individuos reconfiguran y asumen de manera distinta a lo largo de las diversas épocas.

Por su heterogeneidad, no hay una sola vejez, sino múltiples, que responden a diferentes factores: biológicos, sociales, culturales, políticos y económicos, entre otros. De este modo, implica no sólo considerar la edad, sino también las relaciones personales y la interacción social, así como la percepción que en el imaginario colectivo se tiene de esa condición.

Deja una respuesta