México reprobado: deuda sobre deuda

Por: Nayel Adaya

CUERNO DE LA ABUNDANCIA / COLUMNA
Analicemos un momento los datos que nos ofrece el recién publicado Proyecto de Presupuesto de la Federación para 2017 que envía la Secretaría de Hacienda y Crédito Público al Congreso de la Unión, con lo que debemos considerar:

a) La Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria en 2006
b) El artículo 17 de la LFPRH que corresponde con el equilibrio en el gasto público y la obligación del déficit cero
c) El crecimiento de la deuda en cerca del 50% de PIB

Este último dato de todos es el más preocupante porque da a entender que aún si se vendiera toda la producción nacional de bienes y servicios incluyendo la petrolera, la mitad, ya se encuentra endeudada.

Algo que si no es concebible es querer culpar a que en 15 años el peso no había caído tanto frente al dólar, atribuyéndole esta responsabilidad directamente a la SHCP, como si la Secretaría controlase la oferta y demanda del mercado de divisas, cuestión que no es correcta. Ese tema en particular le corresponde a Banxico, quién nunca ha permanecido indiferente a dichas situaciones y que en otras ocasiones ha puesto en marcha el manejo de subastas de dólares para intentar frenar la depreciación del peso frente al dólar.

Los puntos que si son correctos criticar son:
1. Las mecánicas poco precisas para la determinación del PIB Potencial y PIB Real lo cual permite a la SHCP jugar con el tope de endeudamiento del Estado
2. Deudas actuales será los impuestos futuros

Por otra parte, habrá que considerar no tanto el recorte al gasto sino asignarlo a rubros que si generen impacto con su aplicación en la economía nacional. Cómo pudieran ser:
i) Fomentos a primer empleo
ii) Más apoyos a nuevas empresas nacionales con mejores montos o incluso más revisión de los actuales programas en funcionamiento

También es acertado considerar que la asignación del gasto debe ser revisada exhaustivamente. Quizás en un futuro considerar la posibilidad de darle a la Auditoría Superior de la Federación mayores atribuciones o facultades para vigilar, revisar, corregir y sancionar de forma especial el mal desempeño de la SHCP, pero mientras tanto, tendremos que esperar a que el Poder Legislativo haga lo que le corresponde que es corregir el Proyecto de Presupuesto Federal para 2017.

Como atenuante del endeudamiento nacional también están los datos con respecto a las prestaciones que paga el Estado que actualmente por el rubro de “Pensiones” en sus diferentes órdenes y rubros alcanzó, para este paquete económico 2017 entregado y aprobado por el Congreso, la cifra de $720,128 millones de pesos (mdp) cifra que es 14 por ciento superior a los $631,691 mdp registrados en 2016. De forma relativa esta cuenta constituye un 15 por ciento del total del gasto gubernamental para el siguiente año calendario.

Como datos adicionales el artículo comenta el promedio de pensiones que pagan diversos organismos de gobierno a sus exempleados. Datos que también nos arrojan disparidad entre las pensiones que paga al final la iniciativa privada y las jubilaciones que paga el gobierno

a. $ 7,133 – IMSS
b. $80,192 – LyFC
c. $41,666 – PEMEX y CFE

También nos indica los “errores” que han conducido a esta situación del presupuesto:
1. Para pagar dicha cuenta, se carga al gasto corriente del gobierno para las pensiones
2. Incertidumbre y flexibilidad excesiva, provocado por los outsourcing, que disminuye la posibilidad de cotizar una pensión suficiente, e incluso si quiera alcanzar las semanas de cotización que pide la ley para la pensión
3. Hay una situación de indefensión legal por parte de las nuevas generaciones que quedan con la Ley del Seguro de 1993.

En otras palabras, el paquete es consecuencia inmediata de políticas legales y de seguridad social que nunca previeron ni consideraron los factores de tiempo y aumento del promedio de vida.

Por otro lado, también se aborda el pago del costo de la deuda, proveniente de pago de intereses que ya alcanza el 50.7% del Producto Interno Bruto (PIB), dicho de otra manera, el pago de la deuda ha alcanzado poco más de la mitad de todo el dinero que produce el país en un año.

Considerando ámbitos internacionales, las calificadoras Standar&Poor’s y Moody’s de E.U.A. bajaron la calificación de México de “Estable” pasó a “Negativa”. Esto tendrá impactos a mediano plazo, ya que las empresas internacionales disminuirán su confianza en el país para realizar inversiones de diversa índole.

Nos menciona que la deuda se ha incrementado 25% en los últimos 10 años, aunque evidentemente no lo ha hecho el PIB ni remotamente en la misma medida. A lo cual contribuyen los Estados de la Federación, a los cuales se les entregará un monto de $738,747 mdp.

Lo anterior por supuesto tiene consecuencias en la manera en que se administra el dinero del gasto público, pues provoca un déficit en el presupuesto del año 2017 equivalente a 2.4 % del PIB. Sin pasar por alto que un déficit, simplemente representa que se gasta más de lo que se recibe de dinero. Bajo estos supuestos nos capitula el artículo mencionando, las secretarias de Estado que se verán afectadas por el recorte al presupuesto.

I. Secretaría de Economía – 35%
II. Secretaría de Turismo – 32%
III. Secretaría de Educación – 12%
IV. Secretaría de Economía – 7.8%

Mala organización. Son dos palabras que resumen el caos generado por la ausencia total de previsión en el manejo de estas cuentas del gasto público mencionadas en el artículo. Pensiones, Jubilaciones y Deuda.

El primer factor que analizamos es la pensión que aún entre las dependencias de gobierno es altamente dispar, punto que se agrava si se considera el promedio, es decir, que hay personas sobre todo en el IMSS, con menos de 2000 a la quincena –que son la gran mayoría- y en el extremo opuesto se concentran personas que reciben más 100,000 a la quincena. Comentábamos en clase que el estado de indefensión generacional en que se encuentran las personas entre 20 y 30 años proviene de una ausencia de previsión en los factores macroeconómicos y en el promedio de vida que se reflejan en una mala legislación que afecta a más del 30% de la población del país; en lugar de cambios progresivos en la ley que modificarán en función de la antigüedad las condiciones y términos en que se entregarían las pensiones y quién las pagaría, tenemos un cambio de ley abrupto en junio del 1997. A grosso modo, “Yo pago la pensión de mis abuelos y pagaré la de mis padres, mis hijos pagarán la mía”.

El segundo factor es los recortes constantes al Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2017 que después de verse seriamente afectado por las pensiones tienen el detonante de costo del pago de la deuda. Los recortes son el recordatorio constante, una vez más de que no se pueden hacer promesas que no vas a cumplir como gobierno. Mientras que en plan sexenal de esta administración se proyectaban grandes crecimientos por la tan ansiada inversión proveniente de las Reformas y las leyes secundarias; en la realidad tanto nacionales como extranjeros se encuentran decepcionados por la mala implementación de las leyes y la poca certeza en su aplicación, ergo las empresas no invierten desde el exterior y las nacionales no arriesgan demasiado su dinero. Ante estos escenarios no es posible cumplir la meta de crecimiento del PIB de 4% anual, por lo que se empiezan a hacer correcciones del crecimiento del país a la baja. “Mala organización” de un exsecretario de Hacienda que con altas aspiraciones no cumplió en tiempo y forma su propio plan, ni parece haber un “plan B”.

Como rubros del gasto público, están superando la riqueza del país e incluso la capacidad recaudatoria del mismo, nos queda claro que los gobiernos no sólo deben pensar las aspiraciones “populares”, sino siempre tener bajas expectativas y opciones de respaldo que garanticen la viabilidad de los proyectos a futuro. En consecuencia, la redacción de la ley, los derechos y privilegios que de ella provengan habrán de ser cautelosos en la cantidad de los mismos. No podemos seguir esperando que el gobierno nos dé todo, ese engaño debe terminar. Y toda nuestra generación debe ser consciente de ello.

Fotografía tomada de http://poderindustrial.com/

Deja una respuesta