Homo Sex: La nueva manera de practicar y evolucionar el sexo

Por: Quetzalia Vallejo

Las prácticas sexuales han ido evolucionando a lo largo de los años, al igual que la forma de pensar y vivir de las personas. Estas se han ido modificando tal vez para adaptarse a la forma de desarrollo de la población, ya que este tema a pesar de que en la actualidad sabemos que es de lo más normal que se hable de él, no siempre ha sido así.

En el México del pasado, hablar de cualquier tema que tuviera que ver con sexualidad era mal visto y claro, aún peor si la que lo hablaba era una mujer, ya que si alguna lo hacía era considerada una “puta”, y no era alguien a quien se respetara. Pero la verdad es que estas prácticas son algo normal y no un tabú como se creía o se cree en ciertos lugares.

La variedad que existe para practicar algo tan natural y normal como el sexo es infinito y muy variado, para todos los gustos, ya que en la actualidad no basta con la simple relación sexual, sino que también se necesita la estimulación de todos los sentidos y que cada parte del cuerpo sienta una estimulación excitante que te haga sentir adrenalina, en la cual liberas más que sentimientos.

Algunas prácticas son muy extravagantes y algunas otras un poco más razonables, tales como las que se mencionan a continuación:

  • Tickling: Esta práctica consiste en realizar cosquillas con fines sexuales.

  • Dogging: Esta es tener sexo en lugares públicos.

  • Fisting: Consiste en penetrar la vagina de tu pareja con el puño.

  • Russian Arts: Es la estimulación del pene entre dos pechos femeninos.

  • Bondage: Es la práctica más conocida y consiste en inmovilizar a la pareja, con ayuda de cuerdas, esposas, vendas, etc. Por lo general se inmovilizan brazos y piernas, pero se puede amarrar todo el cuerpo.

  • King out: Es solo besar y acariciar a la pareja, pero sin llegar a la penetración.

  • Footjob: Es realizar masajes con los pies como un fetiche.

  • Sexting: Se trata de compartir con tu pareja mensajes, videos, experiencias y fantasías eróticas a través del celular.

  • Splosh: Esta práctica es muy conocida, ya que es la típica de llenar a tu pareja con comida o cualquier cosa que se pueda comer.

  • Somnofilia: Este tipo de prácticas son un tipo de parafilias, ya que consiste en tener relaciones sexuales con personas desconocidas mientras estas están durmiendo.

  • Clismafilia: En esta las personas obtienen placer cuando les introducen líquidos por el ano.

  • Masoquismo y Sadismo: En los últimos meses esta práctica ha sido una de las más conocidas y practicadas, gracias a la película y libro de “50 sombras de Grey”. En esta práctica el masoquista es aquel que tiene excitación al recibir dolor, ya que le gusta recibir latigazos, ser humillado o esclavizado, entre más cosas. Mientras que al sádico le gusta causar este dolor.

  • Acrotomofilia: Es sentir deseo sexual o preferencia por alguien que tiene algún miembro amputado.

  • Urofilia y coprofilia: es el fetichismo que se tiene a las heces, ya sea que las huelan, prueben, toquen, o se tenga la necesidad de ver como se defeca, algunos incluso la ingieren.

  • Spaiking: Es la práctica de infligir dolor en las nalgas, ya sea con la mano o cualquier otro objeto.

  • Agujas: Esta es la aplicación de agujas en algunas partes o en todo el cuerpo. •
  • Electro estimulación: Es la estimulación mediante descargas eléctricas. •
  • Lluvia dorada: Esta práctica al igual que la coprofilia consiste en la excitación con desechos humanos, pero en esta es la orina la que los estimula. Les gusta orinar o que les orinen encima.

  • Face Stitting: En esta se tiene que sentar sobre la persona obstruyendo las vías respiratorias y provocar por un momento asfixia.

  • Trumpling: Es la estimulación al pisar o caminar sobre tu pareja.

  • Velomancia: Se le aplica cera caliente de una vela sobre la piel de la otra persona.

  • Ugulación: Es arañar profundamente la piel mientras dura el coito.

Estas prácticas que se destacan son solo algunas, ya que existen infinidad de ellas, en las cuales incluso es permitido tener relaciones con muertos (necrofilia) o animales (zoofilia). Algunas de estas prácticas son consideradas trastornos psicológicos. Ya que para algunos psicólogos no es algo normal y existe la duda de que sean saludables o incluso se les hace algo espantoso que todo esto pueda excitar a las personas.

La verdad es que al analizar si estas prácticas son buenas o malas, nunca se llega a una conclusión final, ya que se tienen diferentes puntos de vista. El pro de esto puede ser que la sociedad se vuelva más abierta en cuanto a mente, y se pueda conocer un poco más de este tema. Porque quién nos dice que tal vez nos pueda gustar alguna de ellas. Nunca nos debemos de cerrar a la idea de realizar algo que te saque de la rutina sexual, el experimentar y arriesgarse a esto puede ser muy excitante para cualquiera, ya que al no caer en algo que es cotidiano se estimulan muchos sentidos que en ocasiones se olvidan. Algunas de estas experiencias no solo se concentran en la penetración, sino que también toman en cuenta los otros sentidos y su motivación, para que se pueda llegar al éxtasis total. Cuando hemos empezado un encuentro sexual, estimulando el sentido del oído, o el del gusto, se puede lograr un mayor disfrute. Dicen que de la vista nace el amor y el tacto ese de los sentidos más importantes.

No cualquiera aprende a excitar todos estos sentidos y que con ello se tengan un coito único, en el cual al tener un orgasmo sientas que quieres más o que liberas todo. Como mujer debes de experimentar al igual que el hombre. En este tema no se deben de tener prejuicios ni tabúes, ya que si los tienes no puedes disfrutar tu relación al máximo. Que muchas de ellas son mal vistas, que no importe, ya que si nos ponemos a pensar en que está bien o mal en cuanto al sexo, la mayoría de estas son malas, empezando por el sexo oral, el cual es mal visto por muchas personas y aún más si quien lo realiza es la mujer. Pero qué tiene de malo que tú le hagas sexo oral a tu pareja que como vulgarmente se dice “se la mames”, o él a ti, al parecer es antihigiénico, pero por qué lo vemos así si es algo normal querer que también nuestro sentido del gusto se estimule y estimule a otra persona.

Pero no todo es bueno ya que también estas prácticas se realizan lastimando a las personas, pues el causar dolor, que golpes o te golpeen, puede tener un final no tan excitante para ambas personas. Y es que estas prácticas se tienen que realizar con mucha responsabilidad, y claro, con la aprobación de ambas partes, ya que no a todo mundo le puede excitar lo mismo que a los demás. Como personas tenemos gustos diferentes, pero si no se realizan con una responsabilidad y bajo el riesgo que se tiene puede no funcionar. Se tiene la libertad de poder ejercer y escoger lo que estimula nuestra excitación, pero esto se habla en pareja, si es que se quiere realizar así, ya que en ocasiones estas se realizan a solas, como la masturbación, pero de igual manera se debe tener cierto cuidado y discreción.

Estos son los contras de este tema tan debatido, ya que las consecuencias finales pueden ser que se hagan públicas y que la gente te trate de lo peor, o como una persona loca. Pero la verdad es que si se trata de una estimulación sexual humana no es mala, tal vez rara o poco común, pero no mala. Ya que somos libres de poder elegir cómo ejercer nuestra sexualidad, y si como seres humanos nos excitan las prácticas sadomasoquistas o los tríos, no se deben juzgar, ya que no lastima a nadie y no tiene por qué afectar a los demás. Experimentemos cosas nuevas que nos hagan descubrir y disfrutar más nuestra sexualidad, encuentros sexuales casuales, con personas de tu mismo sexo, que te amarren o te venden, todos estos actos son permitidos y se valen porque al final como ser humano es tu derecho si lo ejerces o no.

Ilustración de Blanca Reyes

Deja una respuesta