La discriminación discreta

Por: Cristina García

Fuera de un bar para motociclistas se encuentra un letrero que dice: Para Obama y sus amigos de la frontera abierta: Una puerta abierta no es una invitación para ser robado o matado. Este es un claro ejemplo del racismo que existe en los Estados Unidos de Norte América. El racismo como lo define La Real Academia Española es la <>. En los EEUU, el racismo no es ninguna novedad. Al contrario, es algo que ha existido desde el principio de la fundación del país.

Es bello y un lujo que exista la libertad de expresión, pero es horrible que se permitan cartelones como este en lugares públicos. Lo que es más impactante es que este letrero se encuentre en California, el estado considerado el más ‘abierto’ y ‘liberal’ y que además tiene una comunidad amplia de inmigrantes. Claro, las víctimas del racismo son las racial minorites (minorías raciales), el término usado en inglés. La triste realidad es que el racismo existe aún de una forma demasiada explícita. Lo peor es que los líderes políticos no hacen nada al respeto. Solo voltean la cabeza hacia el otro lado e ignoran el problema.

Siendo hija de inmigrantes mexicanos me provoca asco ver tal estado cosas. Cosas así de simples son lo que vemos en los EEUU desde la infancia. Es como si fuera algo planeado por los políticos e intenta plantear en nuestras mentes que los ‘inmigrantes son malos’. ‘Los inmigrantes solo entran a los EEUU con malas intenciones’.

En un reporte publicado por el Departamento de Homeland Security en el 2014, se presentan tablas nombrando razones y la cantidad de personas que han recibido residencia legal. Una de las razones por cual la gente ha recibido residencia es por: “children born abroad to alien residents” (niños nacidos en el extranjero de residentes extraterrestre). El termino alien (extraterrestre) es usado para referirse a alguien no nacido en los EEUU. Es una palabra que yo he escuchado desde pequeña y no fue hasta una clase universitaria que fui corregida por un profesor. Mi profesor, me sugirió usar mejor undocumented (indocumentado). Desde entonces entendí lo horrible que era la palabra alien. ¿Cómo es posible que yo estaba usando un término despectivo para un grupo de humanos que son mi familia? Además, un extraterrestre es un fenómeno no humano que probablemente ni existe.

El racismo discreto es una forma de “bullying”, de acoso. Y el acoso solo daña a las personas física y emocionalmente. Estoy de acuerdo que todos tengamos el derecho a la libertad de expresión pero siempre hay un límite. La verdad es que arparte de ser racista y discriminatorio, cartelones como este deshumanizan a un grupo de personas y hace que los inmigrantes sean representados como unos seres salvajes.

Por las razones previamente descritas, se necesita hacer un cambio a la libertad de expresión. Se necesita eliminar la opresión a la humidad.

Deja una respuesta