El miedo que controla al mundo

Por: Cristina García

Existen diferente factores que nos hacen ser quien somos. Un factor que nos ha moldado es el miedo, que se produce por varias razones. Proviene de forma cultural, institucional y política. Es curioso como un simple sentimiento se usa en una gran escala.

El gobierno estadounidense es una institución que sabe cómo implementar el miedo en su sistema político. Simplemente al conducir en los EEUU, se incorpora el miedo. Existen letreros que advierten “speed enforced by radar” , anunciando que los conductores son observados mientras conducen. A través de estos letreros el gobierno (la policía) le advierte a todos que son monitoreados y si alguien sobrepasa la velocidad dicha serán multados. En realidad, los conductores no son monitoreados. Solo es usa tal letreo para hacer que los conductores sientan miedo de que son observados y si desobedecen la ley serán multados. Así, los conductores son obligados a seguir la ley a causa del miedo de ser multado. Así se nos obliga a seguir la ley porque si no, hay consecuencias.

Otro ejemplo es cuando conduce uno por la autopista y entra una patrulla de policía. De inmediato todos los vehículos comienzan a disminuir la velocidad aunque sea menos de lo dicho. Todos se aseguran de no pasar a la patrulla. Tienen miedo de que cualquier error resulte en una multa. Aunque estos miedos son minúsculos, nos llevan a comportarnos de cierta forma, la que el gobierno quiere.

Desde de la entrada de Donald Trump como líder de los EEUU, se ha asegurado de implementar miedo en la vida de los estadounidenses. Una de las prioridades de Trump es difundir la xenofobia, lo que le permite tener poder y control sobre las personas. Por ejemplo, su reciente intento de implementar una ley ejecutiva que prohibirá la entrada de muchos que vienen de países musulmanes. Afortunadamente, la ley no fue aprobada. Pero, el presidente intentó implementar miedo a través de los medios. Asegura que personas de origines árabes o musulmanes son terroristas, por lo que está ocurriendo en el Medio Oriente. Eventos tal como la masacre de Orlando, que fue hecho por alguien de origen musulmán, son momentos que le benefician a Trump para convencer a la población estadounidense de sus argumentos o aún más para convencer los ciudadanos que tales leyes “son necesarias para la seguridad del país”.

Ahora yo también tengo miedo. Todas las redes de comunicación estadounidense están anunciando los números de las personas deportadas en numerosos estados. Tengo miedo de que mi familia esté en peligro de ser separada. Este miedo se ha difundido entre toda la comunidad latina, estudiantes de DACA, personas con residencia legal o visas. Todos ellos están dentro los EEUU de forma legal, pero por no ser ciudadanos existe la posibilidad de que sean víctimas de ser deportados. Se está implementando en las mentes latinas que tienen que portarse bien o serán deportados, separados de sus familias.

También existe el miedo dentro de nosotros. Tenemos la tendencia de oprimir lo que realmente sentimos. Por respeto a nuestros padres y familiares, hemos oprimido lo que realmente sentimos por el miedo de lastimarlos y al final nos acabamos lastimándonos nosotros mismos. En ciertas ocasiones es mejor dejar esas emociones salir y no permitir que el miedo las oprima dentro de nuestros cuerpos, porque después se encierran estos sentimientos negativos y se pudren dentro de nosotros. Pero si uno está dispuesto a dejarse podrir y morir internamente, por qué no.

El miedo nos controla y construye nuestra forma de ser. Si no fuera por el miedo seríamos de forma más natural. La realidad es que el miedo causa opresión a las personas. Siempre existe en nuestras vidas algo a lo que le tenemos miedo y ese algo nos controla. Ya sea la religión, el gobierno o el trabajo, el miedo siempre estará presente en nuestras vidas. El miedo y la opresión de estas instituciones nos arrebatan la libertad. Pero tenemos el poder de decidir si queremos creer en el miedo institucional que controla nuestra forma de ser y nuestros pensamientos.

El miedo nos ha moldeado a lo que somos hoy. Si tal vez no lo tuviéramos o siempre fuéramos valientes, seriamos más humanos. O tal vez será mejor ser una sociedad moldeada para que facilite la función y la fluidez de todos los sistemas.

Fotografía tomada de http://www.ejecentral.com.mx/policias-de-eu-mata-a-otro-mexicano/

Deja una respuesta