Molotov y la “cancelación” de un disco de 23 años.

Por Felipe Montaño

Argentina, 2015. El reloj marca las diez y cincuenta minutos de la noche, la Plaza de Mayo está abarrotada a pesar de que el termómetro marca once grados Celsius, es día de fiesta nacional, se celebra el aniversario 205 de la Revolución de Mayo, un movimiento histórico que se considera como el primer paso para lograr la independencia de España y consolidar el nacimiento de la República de Argentina.

En el escenario un grupo de músicos se apresta a iniciar el espectáculo. Por los altavoces se escucha “Somos Molotov, de la Ciudad de México, y creemos firmemente en la libertad de expresión”, el evento se transmite por la Televisión Pública de ese país.

Molotov, cinco años después de su presentación en la tierra de Jorge Luis Borges y Pablo Lescano (un importante músico que interpreta cumbia villera), está en el ojo de huracán debido a que en redes sociales se pidió la cancelación del grupo debido a la escandalosa portada de su disco debut, “¿Dónde jugarán las niñas?”, del año 1997. Es un reclamo a una fotografía elaborada hace veintitrés años.

¿Qué hay atrás de esa imagen? Veamos más de cerca ese disco y su entorno.

1997: la llegada de Molotov al escenario mexicano.

La banda Molotov surge en uno de muchos momentos complicados para el país: para 1990 el viejo partido en el poder, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), experimenta una crisis interna que lo llevaría a perder las elecciones presidenciales en el año 2000.

Para 1997 la Ciudad de México elige por primera vez a su Jefe de Gobierno, anteriormente la figura política que estaba a cargo de esa demarcación era el “regente”, designado de manera directa por el presidente del país en turno.

Debido a distintos conflictos acumulados y no resueltos por otras administraciones, además de la presión de varios grupos políticos opositores, el PRI  se ve obligado a permitir reformas electorales para permitir una genuina apertura democrática. El Partido de la Revolución Democrática gana las elecciones de la capital del país, lo que permite al sector político izquierdista instalar su bastión en esa importante región.

Hacia finales de la década de 1990 la sociedad ansia un cambio de verdad y no simulaciones, en medio de todo eso un sector de la población busca otras maneras de contar, interpretar y  asimilar la realidad que vivía día con día, ahí aparece Molotov.

En la siguiente fotografía pueden ver, a la izquierda, al primer Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Cuauhtémoc Cárdenas, en medio un viejo trolebús pintado con el logotipo del gobierno de la época, a la derecha al ex regente del entonces Departamento del Distrito Federal (DDF), Oscar Espinoza Villarreal.

¿Qué hay un grupo que se llama Molotov?

El nombre de la banda no es una casualidad.

“Molotov” en ruso significa martillo, seudónimo de un político ruso, Viacheslav Mijáilovich Skriabin.

 Este oscuro personaje trabajó para el siniestro José Stalin, el máximo líder de la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS),  ambas figuras políticas perpetraron asesinatos masivos en la Segunda Guerra Mundial.

 Molotov, bajo el rol de Ministro de Asuntos Exteriores permitió, con un acuerdo secreto firmado el 23 de agosto de 1939, que la Alemania nazi invadiera Polonia y que la desaparecida URSS hiciera otro tanto con Finlandia, el famoso pacto “Ribbentrop-Molotov” que desató el peor conflicto armado del siglo XX.

Molotov no fue, por otra parte, creador de la bomba que lleva su nombre. Fueron los finlandeses, en plena Segunda Guerra Mundial, que diseñaron una bomba a partir de una botella de vidrio llena de gasolina con una mecha de trapo, a manera de arma casera, para resistir la invasión del ejército soviético.

 La resistencia finlandesa la bautizó así porque Finlandia estaba sin nada qué comer, así que la URSS prometió llevar alimentos a ese país…y lo invadió. Puede uno imaginar la molestia de los finlandeses, así que para ellos una manera de insultar al Ministro de Asuntos Exteriores soviético fue llamar “Cóctel Molotov” a las bombas caseras.

Bueno, la parte histórica está muy bien, pero ¿y el disco?

Bien, regresamos con el grupo de rock: imagina a Molotov con las canciones listas, bien ensayadas; logran conseguir que una disquera les firme contrato, y se encuentran con el argentino Gustavo Santaolalla.

Gustavo Santaolalla es un profesional de la música que, para entonces, trabaja con otros músicos como Café Tacuba, Julieta Venegas, Los Prisioneros, Fobia, Juanes, entre otros.

Gustavo Santaolalla no solo es productor del género rock, también se involucra en la composición de música para el cine: Amores perros, Brokeback Mountain (película que destroza la figura del vaquero tipo Marlboro, para dolor de muchos  y beneplácito de otros), 21 gramos, Diarios de motocicleta.

En fin, Santaolalla es un conocedor en el área de la composición y en la producción de música. También funda grupos de música como “Arco Iris”, “Wet Picnic” y se lanza a la producción en solitario de sus propios discos como GAS, de 1995, o Ronroco, de 1998.

Santaolalla organiza todo para que el primer disco de Molotov salga al público. Pues ahí tienen a los músicos y el productor con la grabación lista, pero surge un pequeño problema, falta la portada para el disco.

Santaolalla deja todo en manos del diseñador Víctor Pico Covarrubias, quien elabora un par de bocetos y los presenta al productor, éste le rechaza varias propuestas hasta que le dice “oye, necesitamos algo más provocador”. Ese comentario despabila al diseñador y corre a elaborar la portada que hoy conocemos. Como consecuencia, la censura echa a andar la tan necesaria publicidad para el disco: se vende como pan caliente, unas tres mil copias en cuatro horas.

Gustavo Santaolalla como buen productor  elabora “un traje a la medida” para la grabación de cada músico con el que participa, de ahí que cada grupo o solista pueda explotar al máximo su identidad musical sin correr el riesgo de convertirse en desafortunadas calcas de otros artistas. Una prueba de ello es el disco Re, de Café Tacuba, de 1994. Hasta las primeras copias tenían funda de cartón.

¿Y el disco de Molotov?

A eso vamos: para 1997 Molotov canta sus letras en un nivel más duro que hasta entonces no era posible llevar a los estudios de grabación: a nivel calle, es decir, grabar canciones tal como se habla en la calle.

Si echas un vistazo a las grabaciones de la década de 1990 difícilmente hallarás lenguaje soez, obsceno, provocador en la música.

De hecho, predominan los discos del género denominado “onda grupera”, “banda sinaloense”, “norteño”, etcétera, donde Bronco y Los Temerarios cantan al amor y al desamor mientras Los Tigres del Norte y la Banda El Recodo cantan a la migración, el tráfico de drogas, entre otros temas.

En el noroeste de México surge Chalino Sánchez, oriundo de Sinaloa, sus grabaciones se ubican entre 1989  y 1992, ahí encontramos composiciones que dicen: “Si alguno le quiere entrar/es peligrosa la cosa/cuando es el hombre formal/siembra cosecha y la goza/mas si se vuelve culebra/muy pronto cae a la fosa”, ese el tono “más fuerte” de la música mexicana en aquella década.

Y para portadas que rompen paradigmas, Chalino Sánchez se adelanta a su tiempo con fotografías que narran la vida de ciertas zonas en el país, narración entonces negada por los medios de comunicación y el propio Estado.

El género “onda grupera” copa la radio mexicana y se convierte en un exitoso negocio que va desde la venta de discos compactos, presentaciones en televisión y oferta de bailes públicos tanto en México como en el extranjero. Los trajes de vistosos colores con flecos, los sombreros norteños y, sobre todo, los cantantes de tez morena ahora son bien vistos porque generan importante derramas económicas.

La protesta frente a la censura de los medios mexicanos.

Regresamos con Molotov y su disco debut. Su grabación contiene letras de ruptura que obedece a la necesidad de narrar de otra manera la realidad mexicana.

La primera canción, “Que no te haga bobo Jacobo” dice: “Porque te conviene tener ignorante/a la gente que viene/eres mal informante/hay un periodista que altera noticias en un noticiero que está en Televisa”.

¿Cuándo fue la última vez, en la década de 1990, que se criticó de manera abierta a esa empresa de comunicaciones? Y la canción no precisamente hace crítica al personaje Jacobo Zabludovsy, que fue un pionero de los noticieros de televisión en México, sino que es la crítica a la censura gubernamental, controladora de hechos para presentar una “verdad” oficial.

Basta recordar que el entonces dueño de Televisa llegó a decir que era “un soldado del PRI”, puedes imaginar el calibre de las relaciones gobierno-medios de comunicación a lo largo de las últimas décadas del siglo XX.

Años antes de morir el propio Jacobo Zabludovsky, en una entrevista con el periódico La Jornada, confiesa que vivió una época difícil porque el gobierno vigilaba de manera estricta su trabajo, puesto que deseaba lograr que los medios mexicanos no proporcionaran ninguna noticia que fuera “excesiva”. Las relaciones entre el comunicador y los gobiernos de este país eran muy cercanas.

Una de las canciones que rompe con todo es “Gimme the power”: “La policía te está extorsionando (¡dinero!)/ pero ellos viven de lo que tú estás pagando/y si te tratan como un delincuente (ladrón)/no es tu culpa, dale gracias al regente/hay que arrancar el problema de raíz y cambiar al gobierno de nuestro país…”.

Tenemos aquí una protesta social, por donde quieras verlo, porque es el himno contra la crisis mexicana: naces, hay crisis, llegas a quinto grado de primaria, otra vez inflación y sube la tortilla, entras a secundaria, nueva devaluación, lograste cursar estudios de preparatoria… ¡gasolinazo!

En una entrevista concedida a la estación de radio argentina Vorterix, el grupo Molotov retoma las palabras de Olallo Rubio, creador del documental  Gimme the power: “para conocer a una banda hay que conocer su contexto político, social y económico en el que surge”.

El entrevistador, Mario Pergolini, hace una pregunta interesante: “¿Cómo gente tan apolítica, de alguna forma, a través de sus canciones, se han vuelto en un punto referente tan político que, desde lo anarquista, el descrédito de las políticas (públicas) o de lo que sea, de alguna forma están tomando una postura política? Y hacer una película que terminan haciendo dándole la cara o  poniéndole el nombre y siendo el eje de la historia, es una mirada política”.

La respuesta de Randy Ebright, integrante del grupo, es clara: “Sí, pero es una mirada apartidista, nunca nos describimos como apolíticos, sino apartidistas, (…) porque en setenta años gobernó el PRI y esa es la historia que hay que contar”.

Al respecto tenemos a un experto que puede ayudar a ampliar un poco el comentario del músico, Aristóteles. Este pensador griego, en Política, comenta que el hombre es el único animal que tiene palabra, pues la voz es signo del dolor y del placer.

Es decir, con la voz tanto el animal racional como el animal irracional puede expresar su sensación de dolor y placer y así señalarlo a otro más. Pero la voz no es suficiente.

El uso de  la palabra es para manifestar aquello que es conveniente, lo que es perjudicial, lo que es justo, lo que es injusto. En otras palabras,  Molotov hace una interpretación moral y política de su entorno y su experiencia de vida.

Xavier Velasco, extraordinario escritor, comenta acerca de “Gimme the power”: “…el hecho que la estuvieran cantando dos mil, tres mil  personas, al mismo tiempo, era como decir no nos van a hacer nada y miren lo que estamos diciendo”. En su momento esta canción fue protestar como nunca contra la corrupción, contra el gobierno de la dictadura blanda.

¿Y por esa canción y la foto del disco los quieren cancelar?

No precisamente por la foto, también por la canción que envuelve a la banda en una polémica desde 1997, el track número 9 del disco en cuestión.

¿Es una canción ofensiva, dirigida a la comunidad gay del país? Lo más cómodo es responder que sí, que es homofobia pura, y así nos olvidamos del asunto. Que cancelen al grupo y su música y a todas las personas que laboran de manera directa o indirecta con Molotov.

Es cómodo pero no es correcto, ni mucho menos justo. Los integrantes de la banda rememoran que crecieron rodeados de los logotipos y discursos priistas, escuchar las quejas de sus familias, donde la constante es la falta de dinero o el desempleo, donde se referían al “puto gobierno” que hundía al ciudadano promedio, eso por un lado.

Por el otro la palabra “puto” tiene varias connotaciones, entre ellas “cobarde”. Los músicos explican que crecieron escuchando la palabra con ese significado, sin contar que nunca pensaron en un asunto de homofobia o discriminación.

Las discusiones al día de hoy continúan, aunque creo que se trata de un chiste y de que se emplea la grosería para hacer una canción (al examinar videos de esa canción en vivo, todos los asistentes brincan y cantan, lo que me hace pensar en un carnaval), porque para el año de lanzamiento del disco simplemente no existían las canciones con groserías. O habían muy pocas que no tuvieron la popularidad que Molotov sí alcanzó.

Y la polémica continuará porque hay muchas personas que consideran que la libertad de expresión solo debe limitarse a hablar/cantar/escribir/pintar/fotografiar/esculpir acerca de temas “bonitos” que no atenten contra las buenas costumbres, aun cuando estemos hundidos en la podredumbre como sociedad. Tal vez decir “puto” no sea correcto ni justo, pero también es cierto que esta sociedad ha vivido golpes muy fuertes y en algún momento tendría que aparecer algo como Molotov a manera de válvula de escape.

Después de Puto, vendrían canciones con connotaciones sexuales como Rastamandita. Pero las chavas que asisten a los conciertos suben al escenario con Molotov para bailar y cantar. Creo que antes de pedir la “cancelación” de algo o alguien necesitamos preguntarnos qué es lo que está ocurriendo en realidad.

La palabra “puto” tiene distintas connotaciones y cada una de ellas depende del contexto en el que se pronuncie. Podemos condenar el uso de tal palabra pero guardamos silencio ante el hombre pendenciero. Condenamos el uso de la palabra mencionada pero nos negamos a exigir al gobierno programas de educación sexual para nuestros(as) niños(as) para bienestar y seguridad de ellos.

Condenamos la portada de un disco de rock y una canción con una grosería pero no condenamos la inacción de un Estado que por mucho tiempo permitió la desaparición forzada y el asesinato de periodistas que se negaban a seguir una línea editorial.

Finalmente…

Hoy por hoy no podemos limitarnos a una perspectiva blanca o negra, en realidad es imperativo observar la escala de grises de un hecho y despertar nuestro sentido crítico positivo, constructivo.

Claro, existen asuntos que no pueden tolerarse de ninguna manera (la pedofilia o exaltar a Adolfo Hitler, por ejemplo), pero lo anterior no significa que, como me explicó la directora de esta revista, yo tenga derecho a apagar la voz de alguien más porque entonces otra persona pedirá que apaguen mi voz.

Finalmente, la portada del disco de Molotov contiene dos significados: uno es “venimos a romper el molde de las grabaciones”, es la ruptura de imágenes de manera consciente porque llegaron otros tiempos, el otro es “el sexo no puede ser un tabú”.

Esto último suena simple y sencillo, aunque complejo porque hemos recibido una educación que no nos permite hacer preguntas de ninguna clase, como sociedad somos muy jóvenes.

La siguiente ocasión que escuches hablar de cancelar a un artista/escritor, quien sea, pregúntate qué hay atrás de su obra y cuál es realmente su ideología. Además, es importante separar el artista de la persona, son dos cosas distintas.

Créditos fotográficos:

“Así era la Ciudad de México en 1997” en Nación 321.

https://www.nacion321.com/gobierno/asi-era-la-ciudad-de-mexico-en-1997-el-ultimo-ano-que-la-goberno-el-pri

Historia gráfica del logotipo de la Ciudad de México.

https://www.paredro.com/historia-grafica-del-logotipo-del-gobierno-de-la-ciudad-de-mexico/

Long Play Los Prisioneros.

https://www.rockandpop.cl/2020/05/concurso-llevate-el-vinilo-corazones-de-los-prisioneros/

Gustavo Santaolalla y Café Tacuba.

https://www.nationalgeographicla.com/bios

Gustavo Santaolalla y  Julieta Venegas.

https://www.facebook.com/gustavosantaolalla/photos/a.700172473340599/1869233143101187/?type=3&theater

Gustavo Santaolalla y González Iñarritu.

https://www.facebook.com/gustavosantaolalla/photos/a.222132744477910/1256530821038092/?type=3&theater

Cartel de la película “Amores Perros”:

https://gemmaburgossegarra.wordpress.com/2012/12/28/la-hipertextualidad-en-el-relato-postclasico-los-detectives-salvajes-de-roberto-bolano-y-amores-perros-de-gonzalez-inarritu/amores-perros/

Cartel de la película “21 gramos”:

https://www.funeralnatural.net/peliculas/21-gramos

Cartel de la película “Brokeback Mountain”

http://enmilbatallas.com/2018/04/11/brokeback-mountain-libro-o-peli/

Cartel del disco con la música original de la película “Diarios de motocicleta”:

https://www.discogs.com/Gustavo-Santaolalla-Diarios-de-Motocicleta-Original-Motion-Picture-Soundtrack/release/6547435

Foto histórica de la firma del 23 de agosto de 1939 Pacto Ribbentrop-Molotov

https://ichef.bbci.co.uk/news/1024/branded_mundo/1D49/production/_108479470_gettyimages-615313480.jpg

https://www.bbc.com/mundo/noticias-49452818

Presentación Molotov en Argentina

https://www.youtube.com/watch?v=TfNc-k1_leU&t=142s&ab_channel=Televisi%C3%B3nP%C3%BAblica

Chalino Sánchez – El Gallo de Sinaloa

https://www.youtube.com/watch?v=tWEQZMEtZt0&ab_channel=ContenidoVariado

Chalino Sánchez Hermosísimo Lucero

https://www.amazon.com.mx/Hermosismo-Lucero/dp/B00005NP0C

Disco “Re”, Café Tacuba.

https://www.todocoleccion.net/musica-cds/cafe-tacvba-re-limited-edition-digipak-totalmente-nuevo~x51432121

https://www.sopitas.com/noticias/xx-anos-del-re-de-cafe-tacvba-cancion-por-cancion/

Entrevista a Molotov. Postura política, postura apartidista.

https://www.youtube.com/watch?v=Q3S8fDV-ph8&ab_channel=Vorterix

Portada cassette “¿Dónde jugarán las niñas?”, Molotov, edición chilena, 1998.

https://img.discogs.com/sc-FWbuSVpqyguF6Mnzg4R55kZ4=/fit-in/600×450/filters:strip_icc():format(jpeg):mode_rgb():quality(90)/discogs-images/R-12603562-1538418589-7864.jpeg.jpg

Molotov – Rastamandita. Vivo conectado.com Transmisión online desde La Trastienda, Capital Federal, Argentina. 13 de febrero de 2010.

https://www.youtube.com/watch?v=6Qw1WDhX6gg&ab_channel=VivoConectado

Carlos Salinas y Jacobo Zabludovsky

https://cdn-3.expansion.mx/dims4/default/82c0ca2/2147483647/strip/true/crop/640×480+0+0/resize/1600×1200!/quality/90/?url=https%3A%2F%2Fcherry-brightspot.s3.amazonaws.com%2Fphotos%2Fcrlsosalinas.jpg

Corrupción.

https://ichef.bbci.co.uk/news/660/cpsprodpb/1662A/production/_106309619_gettyimages-928085588.jpg

Deja una respuesta