Blindan asilos para personas adultas ante Covid-19

Por: América Muñoz Herrera / CNX Noticias

A Leopoldo le resulta inquietante no poder ver a sus hijos en persona. Desde hace 40 días, la única forma en que ha podido comunicarse con ellos es a través de videollamadas, pues vive en una casa hogar para personas adultas, en Toluca.

Estas instancias, tanto públicas como privadas, han restringido las visitas familiares como medida para proteger a este sector de la población que corre el mayor riesgo de sufrir complicaciones por la enfermedad que causa el coronavirus.

«Una semana antes que el Gobierno federal decretara la jornada nacional de sana distancia, nosotros decimos implementar reglas estrictas para el cuidado de los residentes, porque observamos lo que ha pasado en otros países como España en donde los usuarios de este tipo de centros han fallecido por COVID-19 o síntomas similares”, afirmó José Santos Mariano, director de la Casa para Adultos Mayores El Olmo, A.C., en donde desde hace un año reside Don Leopoldo, de 90 años de edad.

Polo -como le llaman de cariño- acostumbraba encontrarse con sus hijos cada fin de semana, “es de los que más sale” comentó el médico al asegurar que pese al encierro ninguno de los huéspedes ha presentado algún cuadro de ansiedad.

Ver a su familia a través de la pantalla del teléfono lo pone muy feliz; hacemos lo posible por explicarles la situación para que estén tranquilos y continúen sus tratamientos de manera integral”.

La restricción de visitas familiares no es la única medida que adoptaron las residencias de ancianos en el Estado de México ante la pandemia, sino que tuvieron que cerrar el servicio de Casas de Día, mediante el que ofrecen actividades personalizadas y acorde con sus padecimientos, informó Valeria Ceballos, doctora y gerente general de Capte Hogar, A.C.

Desde la Fase 1, las casas hogar aparte de las medidas generales como el uso de cubrebocas, lavado frecuente de manos y uso de gel antibacterial, también redujeron el número de personal administrativo y modificaron los horarios de atención, de tal manera que el personal de enfermería, cocina, e higiene labora por más horas para evitar salidas frecuentes.

La doctora Valeria Ceballos detalló que habitualmente a los residentes se les toma sus signos vitales, y a raíz de la difusión de la enfermedad del Covid-19 ocasionada por el SAR-CoV-2, los adultos mayores están en constante revisión para detectar cualquier problema respiratorio, sin que al momento se haya presentado alguna anomalía.

El personal médico, afirmó, está siendo capacitado sobre los nuevos protocolos de atención para el cuidado y protección de adultos mayores, establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Instituto Nacional de Geriatría (INGER).

Además: “somos monitoreados por la Coordinación de Adultos Mayores del DIF, quien nos integró a un grupo de WhatsApp para reportarle diariamente el estado de salud que presentan nuestros huéspedes”.

Ana Aurora Muñiz Neyra. coordinadora de Atención a Adultos Mayores del sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Estado de México, confirmó que 36 asilos entre públicos y privados, incluidos los nueve que están regulados por la Junta de Asistencia  Privada del Estado de México (JAPEM) están siendo supervisados durante la actual pandemia por el coronavirus, para vigilar la salud de al menos 900 adultos mayores.

Mientras que las 221 Casas de Día operadas por los sistemas DIF municipales, y la Estatal – que regularmente abren de lunes a viernes a partir de las 8: 00 horas y cierran a las 17: 00 horas-permanecen cerradas desde el 18 de marzo, por lo que 50 mil abuelitos han dejado de asistir a sus actividades y terapias habituales.

“Nosotros tenemos un listado de los más de 900 residentes que habitan en las casas hogar que nos proporcionaron los representantes de cada una de ellas, con quien tenemos reuniones semanales para que cualquier eventualidad nos la reporten de manera inmediata y poder actuar con prontitud de ser el caso”.

El Instituto de Salud del Estado de México, aseguró Godwin González Estrada, subdirector de Prevención y Control de Enfermedades, incorporó a la red negativa del coronavirus a la Coordinación de Adultos Mayores del DIF estatal y a los representantes de los asilos, para que brinden información semanal por escrito sobre la ausencia o presencia de esta enfermedad en los albergues que administran.

González Estrada reportó que hasta el momento los centros de adultos mayores están libres de coronavirus, debido a las acciones implementadas y a que han dado la atención necesaria a los residentes, cuya edades oscilan entre los 60 y 90 años.

Deja una respuesta