¿Por qué AMLO hace campaña política en EU?

Por: Ángel Trejo

DIÁLOGO / COLUMNA

Seguramente estás enterado de que el dueño de Morena anda en Estados Unidos ¿Qué andará haciendo allá?

-Lo mismo que están haciendo los precandidatos del PAN a la Presidencia de la República, Margarita Zavala y Ricardo Anaya: buscando el apoyo de la oligarquía gringa para ganar la elección presidencial de 2018.

Pero argumentan que fueron a defender a los mexicanos del otro lado.

-Eso es lo que dicen, pero la verdad es otra: han ido a congratularse, es decir, a hacerle barba a los políticos de los partidos Demócrata y Republicano de EU, quienes son empleados políticos de la oligarquía gringa. Los tres precandidatos saben que quedando bien con los grandes ricos de EU se ganan el apoyo de la oligarquía mexicana de cara a la campaña presidencial de 2018. Ambas vertientes católico-guadalupanas de la derecha mexicana están desesperadas por convencer a los grandes ricos de las dos naciones que el PRI pueda llegar políticamente muy fuerte el año próximo, ya que se han dado cuenta que la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca está brindando al gobierno de Enrique Peña Nieto magníficas oportunidades para reacreditarse ante el electorado. ¿Esto se debe a la visita que Trump hizo a México el año pasado en plena campaña electoral de EU?

-No, por supuesto. Se debe fundamentalmente al discurso antimexicano de Trump, a las adecuadas medidas implementadas contra las primeras acciones que éste ha desatado contra el país y, sobre todo, a que las amenazas económicas han potabilizado o fertilizado el proyecto de reforma económica que éste impulso desde el inicio del sexenio. La presencia del gabacho loco en la Casa Blanca incluso ha despejado las objeciones políticas que la oligarquía mexicana había opuesto a los cambios de EPN: la desmonopolización comercial, la expansión capitalista a nivel nacional y regional y el rescate del mercado interno. Por ello la oligarquía mexicana ha mandado a sus gatos políticos de partido a hacer precampaña electoral del 2018 en Estados Unidos. No es difícil suponer, asimismo, que Anaya, Zavala y López estén siendo recibidos por la gente más cercana a Trump. Por ello López Obrador tiene un amplia agenda política en ese país y habla de solicitar al güero loco de que le baje el tono a su rollo antimexicano.

¿No es extraño que El Peje se diga de izquierda y esté moviéndose en EU como si estuviera en Macuspana o en Iztapalapa?

-¡No, por supuesto! Y no me resulta extraño porque los gringos saben muy bien que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) no es un político realmente de izquierda, es decir, socialista marxista o comunista, y saben que su único y presunto izquierdismo viene de su militancia priista en el gobierno salinista de Enrique González Pedrero en Tabasco y que, cuando mucho, sólo podría reivindicarse como socialdemócrata, posición ideológica que nunca ha reivindicado de manera pública, a diferencia de su ex admirador Porfirio Muñoz Ledo. Si El Peje hubiera sido comunista o socialista marxista los gringos jamás lo habrían dejado entrar a su territorio donde, como bien dices, anda como Pedro por su casa o como Petra en su cocina, su corral y traspatio. Además los gringos, quienes lo conocen muy bien desde 2003, año en el que apoyaron su primera precandidatura presidencial a través de periódicos de la oligarquía gabacha como The Financial Times, entre otros, saben también que López Obrador es sólo una moneda de cambio que la oligarquía nacional –léase Carlos Slim, Ricardo Salinas, Emilio Azcárraga, Alfonso Romo, entre otros- usa para negociar el apoyo de las oligarquías estatales o regionales del país al candidato del PAN. Esa misma estrategia fue aplicada en 2006 y en 2012 y hoy también la están activando en función del 2018. Por ello a los gringos, incluido Trump, no les incomoda que Anaya, la señora de Calderón y López de Santa Anna estén haciendo campaña electoral mexicana en EU.

¿Por qué dijiste López de Santa Anna?

-¡Perdón, me equivoqué de apellidos! En realidad quise decir López Obrador, no citar al insigne dictador de México de la primera mitad del siglo XIX, quien también un muy buen amigo de los gringos…Fue una confusión quizás provocada por el hecho de que en 1995, tras su segunda derrota como candidato a gobernador de Tabasco, el hoy tres veces candidato presidencial habló de crear un país petrolero que se llamaría Tachicam y que se formaría con los territorios de Tabasco, Chiapas y Campeche tras ser cercenados de la República Mexicana. Y, ¡claro!, él sería el impulsor de tan loable proceso revolucionario y autonomista…Es probable que los gringos no desconozcan está puntada de político ardido y semianalfabeto y a causa de lo mismo lo apapachen como si fuera un ilustre embajador de México en Estados Unidos. ¡No te extrañe que un día de estos amanezcamos con la noticia de que Trump, su par en originalidad política, lo recibió en la Casa Blanca!

Fotografía tomada de http://www.univision.com