En NY las escopetas disparan por la culata

Por: Ángel Trejo

DIÁLOGO / COLUMNA

Parece que la gira a Nueva York no le salió del todo bien a López Obrador.

-No, porque le tocó la gran nevada; porque fue increpado por uno de los padres de los normalistas de Ayotzinapa, quien le reclamó el apoyo político que brindó a José Luis Abarca para que fuera alcalde de Iguala, el presunto responsable intelectual de la desaparición de 43 de éstos; y porque al pendejo se fue de la lengua al reproducir la consigna de que aquel asesinato masivo fue un “crimen de Estado”. Ahora el presidente de la República Amorosa está viéndose como lo que es realmente: un político improvisado y entrampado por sus ocurrencias e intemperancias. Gracias a que la prensa de derecha lo está apoyando a muerte, la ciudadanía nacional no puede hacerse consciente del respaldo que el supuesto “candidato de la izquierda mexicana” recibe de las oligarquías gringa y mexicana, razón única por la que Washington le permite hacer campaña preelectoral en el territorio de Estados Unidos. Sin embargo, este último incidente lo exhibió en el mismo terreno y nivel político utilitario en el que los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa están siendo usados para atacar al gobierno de México.

¿Sugieres que de EU provino la estrategia política de usar el caso Iguala-Ayotzinapa contra el gobierno de México?

-Por supuesto, e incluso puedo suponer con alto grado de aproximación que la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa fue una acción ordenada por alguna de las agencias de EU en México, la CIA o la DEA, para desencadenar la serie de movimientos políticos callejeros de 2015 y 2016 en contra de las reformas estructurales del gobierno de Peña. Esa es la especialidad de los gringos en todos los países del mundo, junto con su manejo de la prensa, los partidos títeres y personajes instrumentales como López Obrador, quien ahora fue agarrado con las manos y la lengua en la puerta. No es casual que el dueño de Morena haya estado en Nueva York en un momento en el que también andaban allá algunos de los padres de Ayotzinapa, ya que uno y otros son viajeros recurrentes a la nación vecina, tanto como lo pueden ser los oligarcas Carlos Slim, Alfonso Romo, Emilio Azcárraga y Ricardo Salinas.

¿Acaso los familiares de las víctimas de Iguala-Ayotzinapa no pueden viajar a EU y visitar la ONU?

-¡Claro que pueden hacerlo y qué bueno que puedan hacerlo! Ojalá que otros cientos de miles de mexicanos pobres, que sufren problemas similares, pudieran hacer lo mismo. Sin embargo, lo que llama la atención en ellos y en sus asesores jurídicos y políticos es la extrema solvencia económica de quienes los apoyan para que viajen a cada rato a EU, a Europa y a muchos lugares de la República. Puedo entender el dolor derivado de su pérdida familiar y también su negativa a aceptar que sus hijos hayan sido asesinados, pero después de tanto tiempo del lamentable suceso y de la existencia de múltiples evidencias de que no podrán hallarlos, resulta por demás notorio que algunos están actuando con base en un nuevo estatus social y económico y en una ocupación que podríamos catalogar como de protestadores profesionales. En esto se parecen al dueño de Morena, quien desde hace casi un cuarto de siglo trabaja como esquirol político al servicio de la derecha en el ámbito de la supuesta izquierda mexicana. Valdría la pena saber quiénes están financiando a los padres ayotzinapos. ¿Son los mismos patrocinadores de Andrés Manuel López Obrador, es decir, la mafia en el poder? ¿Los gringos, a través de su embajada, de la OEA y la CIDH? ¿O de la CIA y la DEA, cuyos agentes probablemente instigaron a los sicarios del narcotráfico mexicano a cometer ese asesinato masivo? Esto sería prudente saberlo ahora que los gringos se aprestan a renovar las protestas callejeras masivas de mayor envergadura ante el posible reacreditamiento político del gobierno mexicano y el PRI a causa de las presiones externas provocadas por las locuras de Trump. Dices que El Peje fue entrampado en Nueva York.

-Sí, desde luego. La increpación que se le hizo en NY por el caso Iguala-Ayotzinapa puso en evidencia una posible ruptura entre los agentes mexicanos que utilizaron esa masacre en contra del gobierno, ya que, pese a conocer de siempre que Abarca fue impuesto por López Obrador como alcalde de Iguala, nunca antes se le había recordado públicamente ese hecho. Esto permite suponer que el bloque CNTE-Morena y el perredismo guerrerense han roto y que los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa no han olvidado que el responsable directo de la narco-alcaldía de Abarca fue precisamente el presidente de la República Amorosa y dueño de Morena. Si el gobierno de Peña y el PRI se empeñan recolocar a este zafio político de barrio en el lugar donde merece estar, con seguridad podrían aminorar las ansias de la derecha por utilizarlo como esquirol electoral en el 2018, especialmente ahora que la CIA o la DEA quieren renovar sus ataques con acciones de sabotaje como la reciente fuga de narco-reos en Culiacán.

Fotografía tomada de http://fredalvarez.blogspot.mx