La originalidad hecha familia

Por: Hugo salvador Marrón Torres

¿Qué tienen en común una planta carnívora, un pulpo, dos pirañas, una alfombra que ruge cuando la pisan y otros sorprendentes seres y objetos?

Les diré:

Lo que tienen en común es una enorme y antigua mansión, en la que reside una extraordinaria familia compuesta por Homero, Morticia, Pericles, Merlina, el tío Lucas, la Abuela, el tío Cosa, Largo el mayordomo y Dedos, una simpática mano que vive en una caja y también funge como asistente de la familia.

Junto a ellos también habitan sus asombrosas mascotas: Cleopatra la planta carnívora, Monopolio el pulpo, las pirañas Tristán e Isolda, Zelda el buitre y Minino el león –también llamado Fígaro.

Y no olvidemos a su colección de objetos de diversas épocas y partes del mundo, muchos de los cuales son herencias que han pasado de generación en generación. Todos igual de sorprendentes y exóticos.

Como ya lo habrán notado, tenemos a una familia que no es para nada común y corriente, que no cumple con los típicos y estereotipados estándares de lo que debe ser una familia perfecta, es por eso que ellos son perfectos, ya que nos muestran las ventajas de ser los “locos” del vecindario.

¿Qué es lo que podemos aprender de ellos?

SER NOSOTROS MISMOS Y VALORARNOS. Ellos son como quieren ser, como se sienten cómodos y felices, jamás cambian en función de los demás y no se preocupan de si a la gente le parece o no su forma de vida, además de que se dan siempre su valor, ya que jamás se sienten menos que otros porque saben lo que son y lo que valen, mas nunca caen en la arrogancia.

DISFRUTAR LO QUE HACEMOS Y DIVERTIRNOS EN TODO MOMENTO. Ya sea tomando baños de luna, explotando trenes a escala con dinamita, subiendo al potro de tortura para relajarse, practicando esgrima, pintando, tocando el clavicordio, tejiendo y más, nos muestran que todo aquello que realicemos, mientras sea hecho con cariño y gozo, jamás significará tiempo desperdiciado.

EL DINERO Y LAS COSAS VAN Y VIENEN. Homero ama invertir en la bolsa de valores, aunque sus inversiones a veces le traigan más perdidas que ganancias, esto sin embargo no lo deprime, ya que siempre lo toma a la ligera y de una forma positiva. En cuanto a las cosas, no les interesa el valor monetario sino el valor sentimental y la belleza de las mismas, esto queda demostrado en muchos episodios, en uno por ejemplo, le obsequian una colección de muebles extremadamente finos a una ambiciosa pareja porque a ellos les parecían feos y de mal gusto.

SI COMPARTES LO QUE TIENES TODO ES MEJOR. Ellos son personas muy esplendidas con sus seres queridos y con cualquiera que lo necesite, así que no dudan en compartir con aquellos que llegan a su residencia o en mandar presentes –comprados o hechos por ellos- a sus familiares y amigos. Nunca dan lo que les sobra.

SER SIEMPRE POSITIVO. Ellos nunca ven lo que sucede de forma trágica, sino que a todos los problemas les encuentran una solución empapada de su original forma de ver la vida. ¿Recuerdas el espejo que rompí? -Pregunta en una ocasión Homero a su esposa- Claro, tuvimos siete años maravillosos de buena suerte – le responde ella.

En un mundo repleto de personas que viven para seguir modas y que no aspiran a ser más que otro del montón, que no viven más que para ser autómatas sumergidos en la rutina, es necesario que existan quienes emulen a los Addams y se atrevan a ser diferentes. Que quieran vivir, dejando de sobrevivir.

Yo los admiro y voy a seguir su ejemplo ¿y tú?