parallax background

Una vida sin plástico

marzo 21, 2020
Violencias en el aula, ¡Basta ya!
marzo 12, 2020
Empleados viejos y jóvenes, la misma historia
abril 10, 2020

Una vida sin plástico

Por: María de Jesús Núñez Aguilar

El plástico es un material fantástico, liviano, versátil y barato que se puede desechar cuando tú quieras, es un elemento que es parte “necesaria” en nuestras vidas y que ya pasa desapercibido. No obstante, ¿dónde termina todo el plástico que se desecha?

Imaginarnos una vida sin plástico parece demente e imposible. Las variantes de esta sustancia están presentes en todo cuanto usamos, valga como ejemplo, el uso del polietileno en bolsas, botellas de leche o envases de champú; el poliéster en botellas de agua, prendas de ropa o rayos X; el polipropileno en tapas de botellas, bolsas de papas fritas, piezas de autos o electrodomésticos; y el cloruro de polivinilo en las tuberías, accesorios, válvulas y ventanas.

En efecto, áreas como la medicina, la construcción, la electrónica, el transporte, la industria textil, alimentaria o de limpieza también hacen uso de este elemento, por lo que omitirlo en las producciones de estos artículos o servicios complicaría su trabajo, eficacia, calidad, distribución y utilidad.

Ahora bien, deshacerse de esta sustancia es complicado, pues su desintegración puede tardar entre 100 y 1000 años, provocando en los suelos y mares una contaminación crucial que puede impedir la reproducción de especies y reforestación de zonas verdes.

Pongamos por caso los desechos plásticos en el océano, que según datos de la ONU (2019) “cada minuto se compran un millón de botellas de plástico y, al año, se usan 500.000 millones de bolsas. Ocho millones de toneladas acaban en los océanos cada año, amenazando la vida marina; y estima que para 2030 existan más toneladas de plástico que peces en el océano”.

Asimismo, mencionar que el plástico no siempre desaparece, que solo se transforma en partículas más pequeñas o que no todos los plásticos son útiles para darle una nueva función, resulta preocupante. El tratamiento de reciclaje genera grandes cantidades de Dióxido de carbono (gas que ha contribuido al calentamiento global) o contaminación en el agua o suelo por la nula desintegración de esta sustancia.

Aún más, en un estudio que fue realizado en la Universidad de Nueva York en 2016, se descubrió que el 93% de las muestras de aguas embotelladas de marcas reconocidas (y de distintos países) contienen micropartículas de plástico, es alarmante, según Sherri Mason Profesora de química y directora del estudio, estos pequeños átomos son riesgosos para la salud, ya que pueden generar “ciertos tipos de cáncer, disminución de la cantidad de espermatozoides o incluso el aumento de ciertas enfermedades como el problema del déficit de atención o el autismo".

Con lo suscrito con anterioridad, podemos mencionar que en efecto, el plástico llegó a revolucionar y simplificar nuestra vida, sin embargo, no controlar su uso y seguir generando cantidades excesivas de este elemento puede provocar una alteración en la flora y fauna marina o terrestre, así como en la raza humana. En pocas palabras, no se trata de una técnica basada en el todo o nada, pero sí en una estrategia en donde se tome la decisión de reducir el plástico desechable a nivel consumidor y proveedor, por ello, muchos países han asumido ambiciosos compromisos para vencer la contaminación por plásticos, en el caso de México no existe una ley que restrinja y penalice el uso de plástico, no obstante a inicios de año, 17 estados ya han prohibido el uso de bolsas de polietileno.

Asimismo, evitar agua embotellada, usar bolsas reutilizables, comprar cosas a granel, rellenar envases, no colocar plástico en aquello que no lo necesita (fruta o verduras), reutilizar los envases vacíos, incentivar a reciclar, evitar producir envases no retornables, son tácticas que funcionan en este proceso de desplastificación y que deben comenzar a implementarse.


Fotografía tomada de https://www.consumer.es/medio-ambiente/plastico-problema-medioambiental-enormes-proporciones.html


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *