parallax background

La huella “plástica” de la humanidad

junio 25, 2018
Daniel Vázquez San Juan Sí existe la democracia, sólo hay que pulirla
“Sí existe la democracia, sólo hay que pulirla”
junio 21, 2018
1-2
Reflexiones sobre la privatización y crisis del agua en México
junio 27, 2018

La huella “plástica” de la humanidad

Por: Aracely Rojas

Los hombres, al igual que el mundo,
llevan suficiente buen futuro en sí,
y ningún proyecto es bueno por sí mismo
sin esta FE fundamental en él.
Ernest Bloch


¿Existe la posibilidad de salvar la vida en la Tierra?

En días pasados se dio a conocer la noticia sobre la existente isla de plástico en el Océano Pacífico. Las imágenes son alarmantes. De no ser por las fotografías y videos que muestran esta realidad, sería imposible imaginar que la huella de la especie humana, ha generado tal impacto en su medio ambiente. La posibilidad de que exista un continente plástico es real. Es por ello, que algunos especialistas dicen que estos efectos son parte de la “época de los seres humanos” o bien el “antropoceno”, que es la era geológica en la que la humanidad domina como especie. Es decir, cuando no existamos más en el planeta tierra, sin duda la geología dará cuenta de nuestro paso sobre la corteza terrestre.

Tal y como ahora se pueden encontrar fósiles de diversas especies animales y vegetales que habitaron aquí hace miles de millones de años, nuestros residuos plásticos y tóxicos, hablarán por la raza humana. Nosotros dejaremos una huella geológica imborrable que dará cuenta de la dominación de la humanidad sobre la naturaleza, de la forma más despiadada posible.

Algunos ejemplos de la actividad humana sobre la naturaleza y su propia especie son aterradores: la guerra, el calentamiento global, la acelerada extinción de la biodiversidad, la deforestación, la contaminación y mercantilización del agua, la contaminación del aire, la desertificación, entre otros. De seguir así, las consecuencias serían alarmantes. Hemos fragmentado como especie la capacidad de la tierra de regenerarse a sí misma, y las consecuencias pueden ser devastadoras. Cualquier forma de vida sobre el planeta azul está condicionada por el antropoceno, irónicamente, eso incluye la existencia de la especie humana.

Al respecto, según Stephen Hawking el calentamiento global y el agotamiento de nuestro planeta nos llevarán a un punto de inflexión, en el cual los humanos seriamos incapaces de sobrevivir. Por ello, Hawking decía que la única posibilidad de sobrevivencia de la especie humana es salir al universo a habitar otros planetas. Pese a que esta visión es una de las caóticas con respecto al futuro de la vida, este planteamiento nos invita a reflexionar sobre la importancia de la humanidad como una especie más en la Tierra, es decir, no más como especie dominante y el papel del hombre “todopoderoso”, que a su paso convierte a los árboles en papel, a los metales en baterías, a los animales en abrigos. Es decir, tenemos que pensar más allá del hombre que cambia el cauce del río y embotella el agua.

Sin embargo, sí existen posibilidades de un mundo distinto, el antropoceno “de la esperanza” también puede enunciar y visibilizar la otra humanidad que intenta resistir ante la huella ecológica “plástica”. Desde este antropoceno de la esperanza, miles siembran respetando el ciclo natural de la tierra, cuidan de los bosques (con su vida si es necesario), limpian ríos, lagunas y mares. Resisten juntas y juntos, alzan la voz ante la minería, cuidan de los animales, se enfrentan a la caza ilegal, a la tala clandestina. Otros inventan máquinas que no dependan de combustibles fósiles, escriben poesía, caminan hombro a hombro para decirles a las otras y a los otros que podemos hacer de esta época humana un antropoceno que también dé paso a la vida.


Fotografía tomada de https://i1.wp.com/plumasatomicas.com/wp-content/uploads/2018/03/isla_basura_nasa.jpg?fit=624%2C352&ssl=1

Por: Aracely Rojas


Comments are closed.