parallax background

La Revolución Millennial está en marcha

junio 8, 2018
En memoria de las muertas
junio 4, 2018
Los ojos de mi país
junio 11, 2018

La Revolución Millennial está en marcha

Por: Dulce Rocio Reyes Gutiérrez

No nos maltraten, y no se les maltratará.
Respeten, y se les respetará.
Al acero responde el acero, y la amistad a la amistad.
José Martí
Se les acusa de ser flojos, egoístas, distraídos, banales, vagos, apolíticos, desinteresados, ignorantes de la historia, dependientes de la tecnología, manipulables por las tendencias, poco productivos y sin identidad. A los millennial se les señala como una generación malcriada y ensimismada. Se les reclama que pasen tanto tiempo en el teléfono celular, en la Tablet, en la computadora, en el cibercafé, o que se la pasen buscando conexión Wifi en los parques, restaurantes, cafés, antros, edificios, escuelas y en todos los lugares donde se paren.

Se les critica por tener relaciones amorosas virtuales, por evitar a toda costa la comunicación cara a cara, por querer realizar todas sus actividades a través de la red. Se les critica tanto por preferir quedarse en casa y conocer el mundo desde su “aparatito”, que salir y respirar aire fresco. Hay tantas cosas que se dicen y se piensan de ellos, pero la mayoría son negativas y acusativas.

Un video que se hizo viral a través de las redes se supone representativo de diversas críticas a la generación. En Youtube se puede encontrar como “Así dicen que son los millennials en una entrevista de trabajo”, y en pocas palabras, muestra a una chica en una entrevista de trabajo, mientras revisa constantemente su celular. Su entrevistador, que es un hombre mayor, le cuestiona sobre su uso de la tecnología y ella contesta no saber mucho sobre los programas básicos de Office pero sí de las grandes redes sociales como Snapchat, Pinterest, Instagram, Vine y Twitter. Entonces se le pide a la chica que de ser contratada, llegue a trabajar a las 8 de la mañana. Después de hacer un recuento de sus actividades -como hablar a las 3 de la mañana con el novio de su amiga que está en Paris, y de ir por su café a Starbucks a las 10 de la mañana-, dice que sólo podría llegar a trabajar a las 10:45. Al final, sale indignada de la oficina porque el entrevistador le comenta que así no podrían trabajar juntos. Sin duda, es un video generalizador y acusativo.

Pero más allá de que realmente represente la realidad, muestra lo que mucha gente piensa sobre la generación Millennial. Sin embargo, esas visiones no consideran las etapas de transformación social, política, económica y cultural, por las que han pasado los jóvenes y que han sido determinantes para su vida. Es importante entenderlas antes de emitir un juicio de valor sobre ellos.

Los millennial nacieron entre finales de los ochenta y los primeros años del siglo XXI. En el biberón se les mezcló la tecnología, la globalización, el neolibealismo y el capitalismo. Así crecieron. La generación Baby boomer y la generación X los educaron, y ahora, como “buenos” padres creen haber criado cuervos que les están sacando los ojos, o por lo menos, canas verdes. Pero, ¿cómo pedirles que dejen su celular por un rato, mientras comen, duermen o platican, si fueron sus padres y la sociedad del consumo, quienes se los regalaron un Día de Reyes?

Sin embargo, la tecnología ha logrado posicionarlos como una generación más sensible ante problemáticas sociales y ambientales. Son ellos quienes no quieren contaminar más el mundo como lo hicieron las generaciones anteriores. Son ellos quienes prefieren buscar nuevas formas de alimentación porque se dan cuenta que la salud de la gente está vulnerada y prefieren pensar otras maneras de vivir. También son ellos quienes se levantan para apoyar al otro, y aunque estén lejanos no han dejado de sentir las injusticias, ni han dejado de escuchar los lamentos de los más necesitados. También usan la tecnología para ayudar, para viralizar situaciones precarias y para hacer revoluciones, como sucedió con la Primavera árabe en 2010, o con la emergencia en México del 19 de septiembre de 2017.

Los millennial son más que los flojos y distraídos que mandamos al psicólogo sin razón. Son artistas, estudiantes, creadores, ambiciosos, profesionistas, deportistas, buenos amigos, valoran la familia y las relaciones de amor. Incluso, en las elecciones de este 2018, por ejemplo, serán una generación decisiva, pues de los más de 89 millones de personas que podrán votar, alrededor de 25 millones son jóvenes, y de ellos, aproximadamente 15 millones votarán por primera vez. Es decir, uno de cada tres votos será de jóvenes. No es atrevido pensar que quienes han mantenido a AMLO en el primer lugar de las encuestas electorales sean los jóvenes, pues al ser “apolíticos”, prefieren apostar por la diversidad o el cambio.

Le suceden tantas cosas a esta generación que no queremos ver ni reconocer. Una de ellas es que les cuesta adaptarse al sistema establecido, y a pesar de que viven y disfrutan de él, lo cuestionan, accionan, e incluso, es una generación que rechaza las formas actuales de explotación laboral, por lo que prefieren trabajar desde casa y a través de internet, no trabajar, o incluso, estudiar en línea. No es que no quieran hacer cosas, pero se sienten engañados, pues el futuro de éxito que se les ha prometido, no ha llegado.

De muchas formas, los millennial están gritando el cambio, la no aceptación de las condiciones a las que han sido sometidas las anteriores generaciones, como la conversión de las personas a máquinas de hacer dinero. Están cuestionando a través del no querer hacer o del hacer diferente. La revolución de los millennial ya comenzó y le queda un largo camino por recorrer. Las redes sociales son una herramienta que les ha resultado efectiva para organizarse sin conocerse, y a la vez, para exigir el reconocimiento a su diversidad y a la variedad de formas de pensar y vivir la juventud.


Fotografía tomada de https://aiesec.org.mx/a-todo-esto-que-es-youthspeak-forum/

Por: Dulce Rocio Reyes Gutiérrez


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *