parallax background

En memoria de las muertas

junio 4, 2018
La participación de la mujer en política y sus desafíos
mayo 31, 2018
La Revolución Millennial está en marcha
junio 8, 2018

En memoria de las muertas

Por: Redacción

Así como crecen las flores en el campo,
crece la indignación en el Estado de México.
La semilla: la violencia mortal contra las mujeres.
El cerro de Coatepec se llenó de altares, de flores para las muertas. Alrededor de Ciudad Universitaria fueron colocados unos ramos atados con cadenas de estambre, tejidas por las manos de jóvenes organizados, que a través del arte, gritan su miedo, su rabia, su tristeza, su impotencia y su conciencia.

A las 11 de la mañana fue la cita, un lunes 28, en la escultura amarilla ubicada frente a la Facultad de Administración de la Universidad Autónoma del Estado de México. Hombres y mujeres jóvenes se reunieron con una misma causa: honrar la memoria de todas las mujeres a quienes les ha sido arrebatada la vida violentamente en el Estado de México.

Minuto tras minuto se sumaron más manos a tejer cadenas de estambre, como una bella metáfora de las redes que se están tejiendo en la sociedad. Así, los colores fueron inundando las charlas y las miradas de los indignados. En cada cadena se colocaban flores tejidas que esperaban su turno, tendidas en el piso de la Universidad. Mientras tanto, la escultura amarilla, también escuchaba la música que salía de una guitarra y unas voces solidarias.

El sol penetraba las entrañas, tanto como la necesidad de comenzar a recorrer CU. De la nada aparecieron algunas cartulinas con consignas, cámaras fotográficas para documentar la caminata y una mano amiga encendió un sahumerio con copal y palo santo. Entonces, todos comenzaron a caminar como amig@s, como herman@s. Fue un trayecto con obstáculos desde el inicio. Los torniquetes de la Universidad se negaban a abrir, las llamadas y fotografías de los informantes, acosaban. Eso siempre pasa, lo sabemos, pero no deja de dar rabia que la gente en vez de unir su voz a la justicia, grite contra ella.

Así, paso a paso, se fueron colocando altares en cada una de las entradas principales a Ciudad Universitaria, acompañadas de cadenas y flores tejidas, así como algunos stickers con frases diversas, como: “Vivas nos queremos”. Mientras se colocaba cada altar a las muertas, algun@s de l@s jóvenes, dedicaban fervientes palabras a las que ya no están y a las y los que estamos, exigiendo un Estado de México más seguro para las mujeres y haciendo énfasis que la lucha contra el miedo y la inseguridad no tiene sexo ni género, es de todos.

“¡Ni una menos!”, es el grito que mueve a los jóvenes a intervenir los espacios, a exigir justicia y una vida sin zozobra. “¡Ni una menos!”, será el grito que provoque más caminatas, más tejidos, más organización, más consignas, hasta que el sueño de vivir en paz, se haga realidad.

Por: Redacción


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *