parallax background

La participación de la mujer en política y sus desafíos

mayo 31, 2018
frontal larga
La pesadilla de Darwin
mayo 23, 2018
En memoria de las muertas
En memoria de las muertas
junio 4, 2018

La participación de la mujer en política y sus desafíos

Por: Wendoline Marín

Llamar a la violencia de género un asunto de mujeres es parte del problema.
Da a una cantidad de hombres, una excusa para no prestar atención.
Jackson Katz.
Hablar de paridad y cuotas de género, es un asunto contradictorio ante la falta de equidad en nuestro país, y es que a pesar de los espacios que las mujeres se han ganado en distintos ámbitos de su vida, principalmente en el político, aún falta mucho por lograr.

En el Marco del ll Pre Congreso de Sociología en la Universidad Autónoma del Estado de México, organizado por el Colegio Mexicano de Sociología en el mes de mayo, se llevó a cabo la conferencia magistral “La mujer en la política” dentro del auditorio Ignacio Ramirez Calzada en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la misma Universidad, impartida por la Doctora Esperanza Palma Cabrera, investigadora de cuotas de género, reclutamiento de candidaturas en los partidos y teoría de la democracia.

“Actualmente no existe una equidad dentro de la política. Debemos dejarnos de ver como género y visualizarnos como lo que somos, humanos con los mismos derechos”. Estas fueron algunas de las palabras que la conferencista expresó frente a alumnos, profesores y demás miembros de la comunidad universitaria. La doctora dijo, que si bien, “la mujer de manera histórica ha tenido una evolución en la política, aún existen lagunas en la ley que coartan su derecho igualitario a desempeñar el ejercicio a contender por algún cargo público, manifestando que existe la violencia y que debe ser combatida”. Esto se debe principalmente al patronaje cultural que se tiene arraigado en México, donde la mujer es vista como la “jefa de familia”, una mujer inmersa en otros roles que supuestamente “pudieran afectar el desempeño del ejercicio del poder”.

Por otro lado, la paridad respaldada bajo la ley no ha sido suficiente para cubrir las demandas actuales de la participación de las mujeres que requieren ser escuchadas y tomadas en cuenta en las decisiones importantes de nuestro país. La paridad se entiende como una participación equilibrada de mujeres y hombres en las posiciones de poder y en la toma de decisiones estipuladas. Sin embargo, cabría preguntar: ¿Qué tanto se respetan y se ponen en marcha? ¿Qué pasa con las famosas cuotas de género?

Hablar de las cuotas de género, es hablar de “un truco de justicia simulada”, pues si bien la ley ha permitido incorporar a las mujeres al mando, no lo ha hecho realmente por sus méritos, que pudieran ser muchos, sino simplemente se les da la oportunidad por el hecho de ser mujer. Este acto representa una discriminación, ya que incorpora una cuota, más no una equidad, no es posible que aún para muchos sea inaceptable el hecho de que la mujer pueda escalar en la jerarquía de mando.

Con esto no se pretende decir que las mujeres sean más importantes que el hombre o viceversa, se trata de buscar un equilibrio con las mismas oportunidades y la misma participación por el trabajo desempeñado. Hay que reconocer que así como hay hombres corruptos, también las mujeres saben hacerlo y muy bien. Se espera que durante los próximos años las condiciones de equidad mejoren y que la mujer pueda ser incluida en la participación, trabajando en conjunto, sin prejuicios ni estereotipos que muy arraigados se tienen.


Fotografía tomada por Francisco Javier Fernández Reynoso


Por: Wendoline Marín


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *