parallax background

La gran mentira de lo “light”

febrero 20, 2017
Estamos en nuestro momento Colombia
Estamos en nuestro momento
febrero 20, 2017
Lopez-Obrador
La oligarquía inflando otra vez al Pez Globo
febrero 25, 2017

La gran mentira de lo “light”

Por: Juan Alejandro Hernández Sánchez

El boom de los productos light, bajos en calorías, e incluso de cero calorías ha ido en aumento con los años, para muestra solo basta con pararse en las estanterías de los supermercados para ver la incontable oferta que existe de estos productos.

Pero más allá de la inmensa oferta que hay, debemos analizar el porqué de esta situación tan marcada de las empresas por vender la idea de los productos bajos en calorías o bajos en azúcar, dependiendo lo que se busque, y de donde empezó el auge de este tipo de productos.

En un principio, los productos light empezaron como una alternativa de consumo de alimentos bajos en azúcares o de suplementos de azúcar como edulcorantes para las personas que padecían diabetes, obesidad o alguna otra enfermedad que requiriera como tratamiento la reducción súbita del aporte calórico; pero como muchas de las cosas que pasan en esta vida, se desvirtuó el concepto general y permeó hacia el público general, los cuales lo tomaron como una forma de comer un alimento que te “saciara” el hambre, pero por la mitad del aporte calórico.

Es esta idea la cual hizo que los productos “light” acapararan los anuncios en televisión y las estanterías de los supermercados y de todas las tienditas de la esquina; e hizo “pensar” que como un alimento dice “light” se puede consumir la misma cantidad por la mitad de culpa, lo cual hacía que las personas que tenían esta idea consumieran lo doble e incluso más.

Pero la pregunta que deberíamos hacer al momento de consumir este tipo de productos es: “¿son en realidad estos productos benéficos para mí?”. Y entramos en otro debate: el por qué se consumen estos productos. Al preguntarles a varias personas que los consumen indican que lo principal es para bajar de peso o para evitar subir de peso y mantener el peso actual, ¿pero bajo qué circunstancias o a qué precio?

Y es que los productos light trajeron la promesa de consumir el mismo alimento, pero con la mitad de la energía, esto parece una gran ventaja, digna de un premio internacional, sin embargo, con los años se realizaron estudios, ya que no era lógico que las personas consumieran grandes cantidades de alimentos bajos en grasas, azúcares, etc., y siguieran aumentando los índices de sobrepeso y obesidad.

Pero se preguntarán: ¿en verdad si consumo alimentos light aumenta mi peso? ¿No era ese el principio por el cual se crearon estos productos? Si y No, es decir, fueron ideados para tratar padecimientos, pero se han usado en exceso y, como bien sabemos, todo en exceso causa un daño.

Así es, los productos light no son tan ligeros al momento de consumirlos, debido a la mentira que le decimos al cuerpo, pero ¿cómo es esto? Trataré de ponerlo de una manera sencilla:

Cuando se consume el producto light o el sustituto del azúcar, se le dice al cuerpo que se prepare porque va a recibir una cantidad grande de alimento con mucha azúcar, pero cuando llega ese alimento el cuerpo se queda esperando por todo lo que se le prometió, y esto hace que busque eso que le faltó y se le prometió, haciendo que consuma más alimentos.

Así también cuando esta práctica es frecuente, el cuerpo toma memoria de las promesas falsas que le has hecho, y cuando por fin le llega una cantidad suficiente de lo que le has prometido durante mucho tiempo (principalmente hidratos de carbono) lo almacena celosamente en esa parte del cuerpo que alguna vez ayudó a empujar la andadera cuando éramos niños y que ahora se asoma en los momentos menos oportunos.

No estoy tratando de satanizar los alimentos, lo que estoy buscando es decir que, en lugar de preferir estos productos light, cero (o zero) o bajos en calorías, los cuales a mi parecer saben peor que la primera vez que probamos la crema de zanahoria cuando éramos niños, vayamos por los productos lo más naturales posible, pero siempre teniendo en cuenta que las cantidades que debemos consumir deben ir calculadas para cada uno de nosotros.

Y recordemos que el cuerpo tiene memoria y si alguna vez le mentiste al comer productos “light”, muy difícilmente podrá volver a creer en ti.

Fotografía tomada de http://contenido.com.mx

Por: Juan Alejandro Hernández Sánchez

Licenciado en Nutrición


Comments are closed.