parallax background

¿Qué hay detrás del pánico generado en México?

El bully llamado Irlanda
enero 2, 2017
Buenaventura, entre la violencia y la esperanza II
enero 6, 2017

¿Qué hay detrás del pánico generado en México?

Por: Ana Maruri

Si bien hay un concepto en el imaginario social mexicano que anticipa, sobre todo en términos económicos, que todo inicio de año tiene complicaciones, la llamada cuesta de enero en este 2017 parece más pesada si le sumamos el descontento social que ha generado el aumento en el precio de la gasolina, gas y algunos alimentos.

Protestas en forma de marchas, cierres en vialidades carreteras, toma de gasolineras, así como eventuales saqueos, que dicho sea de paso se presumen ajenos a las protestas por el gasolinazo, no hacen más que generar diversas ideas que conducen apresuradamente a juicios de valor antes que la a comprensión de la complejidad de los problemas existentes. Justo en este momento es que nos damos cuenta que nuestra sociedad está quebrantada multifactorialmente por la pobreza, la desigualdad y la ignorancia.

La nada oportuna estereotipazación de las manifestaciones en nuestro país no contribuye a la compresión de nuestras problemáticas sociales, las etiquetas comunes para este tipo de expresiones suelen relacionarse con términos como vandalismo, delincuencia, agitadores del orden social, entre otros. Nos falta mucha sensibilidad como ciudadanía para entender que manifestarnos es un derecho y que siempre habrá intereses perversos que quieran ser parte de ellas, sin que ello implique sumarnos a la apatía e indiferencia.

Luego de lo que ha sucedido en México y marcadamente en la entidad mexiquense con respecto a lo que inició como protestas por el alza en el precio de la gasolina y se ha desdibujado hasta convertirse en saqueos y miedo colectivo, vale la pena tomar en consideración, por un lado ideas básicas de la teoría de los pánicos morales autoría de Stan Cohen y Kenneth Thompson y, por el otro la legislación (pendiente en nuestro país) llamada Ley de Seguridad Interna.

Pánico moral, categoría descrita por Stan Cohen en los años setentas, o pánicos morales según Kenneth Thompson refiere a una condición que adoptan las personas o grupos de personas que ven en una problemática una amenaza a los valores sociales, tales como el orden o la estabilidad. Entonces, describen los autores, se torna necesario recurrir a especialistas que den un diagnóstico, aparecen múltiples voces desde los medios o las instituciones que ofrecen un posicionamiento al respecto y generalmente suelen estandarizar y magnificar los acontecimientos, de tal modo que la discusión se torna ya no de la problemática sino de la aparente amenaza.

El pánico moral es:
“Una presentación de temas (identificados como problemáticos) exacerbados si se los compara con la realidad; una presentación pública exagerada de la conflictividad social; que magnifican los fenómenos. Es decir, el pánico es moral porque es subjetivo, ficticio, desproporcionado. La experiencia pánica dejó de ser real para volverse moral. Eso no significa que no tenga efectos de realidad. El pánico moral amplifica los problemas hasta volver maniquea la realidad, hasta partir a la sociedad en dos (buenos y malos). Porque los pánicos funcionan como los mitos: son pedagogías maniqueas que tienen la capacidad de escindir a la sociedad, de cortarla en dos” Pablo E. Chacón

Y es que es más probable que luego del aparente caos, cuyos orígenes no quedan claros, se pida a gritos la ayuda del gobierno para “mantener el orden” lo cual, representaría un escenario perfecto para legitimar a las fuerzas policiales o incluso la presencia militar en las calles, temas que son considerados en la Ley de Seguridad Interna. Quizá justo ahí debería estar ahora la atención de la ciudadanía, qué se va a decidir y cómo.

La ley de Seguridad Interna es ahora una iniciativa que ha de discutirse en el Senado de la República durante enero y febrero y que atañe a temas complejos relacionados con la seguridad y, principalmente, con mantener el orden constitucional, el estado de derecho y la gobernabilidad democrática.

Aparentes buenas intenciones y demasiada ambigüedad, poca memoria con respecto a las documentadas violaciones a los derechos humanos que ha generado la presencia del ejercito en el territorio nacional.

Para qué están las fuerzas armadas en México, cuál es su función, pero principalmente a quién deben responder por sus actos son temas que deben preocuparnos sin que ello implique apagar la voz ante el descontento que ha generado iniciar el año con semejantes afectaciones a la economía popular.

Fuentes:
Thompson, K. 2014. Pánicos Morales. Buenos Aires: Universidad Nacional de Quilmes Editorial.

Hernández, Candela. (2015). El pánico moral mediatizado. Apuntes de investigación del CECYP, (26) Recuperado el 04 de enero de 2017, de http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1851-98142015000200014&lng=es&tlng=es.

Chacón Pablo (2015) “A propósito de Pánicos Morales, de Kenneth Thompson” Recuperado el 02 de Enero de 2016, de http://www.telam.com.ar/notas/201503/98909-a-proposito-de-panicos-morales-de-kenneth-thompson.html

Fotografía tomada de http://www.noticiasmvs.com/

Ana Maruri

Comunicóloga mexicana


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *