parallax background

¿Nos quedan mil años para destruir el planeta?

diciembre 22, 2016
yuliana
Vivirás… vivirás Yuli
diciembre 22, 2016
no-naci-para-obedecer
Yo no nací para obedecer
diciembre 26, 2016

¿Nos quedan mil años para destruir el planeta?

Por: Ángel Trejo

DIÁLOGO / COLUMNA
Hace unos días el astrofísico inglés Stephen Hawking (Oxford, 1942) predijo que el hombre sólo podrá habitar mil años más este planeta y que tendrá que buscar otro mundo dónde vivir.

-¿Por qué?

Porque los humanos están depredando la Tierra y sus recursos terminarán por agotarse a causa del calentamiento global.

-Don Esteban debe haberse equivocado en sus cálculos, porque la capacidad de destrucción del hombre actual no requiere de tanto tiempo para terminar de darle en la madre a la Madre Tierra. Además, míster Hawking subestima a muchos hombres que sin ser tan sabios como él tienen los medios necesarios para acabar con el orbe en unos cuantos días.

¿Como quiénes?

-Cómo Barack Obama o Donald Trump, su sucesor y presidente electo de Estados Unidos, y Vladimir Putin, el presidente de Rusia, quienes en cualquier momento se agarran del moco, desencadenan una guerra nuclear ¡y adiós con gran parte de las especies orgánicas de la gran cabezona! ¡Acaso sólo sobrevivirán las especies de las regiones más ocultas de la Tierra y algunos changuitos que se pongan listos y hagan realidad la ficción de la famosa película El planeta de los simios!

¿Nos ocurriría lo mismo que les pasó a los dinosaurios hace 60 millones de años?

-Lo más probable es que tengamos el mismo destino que los dinosaurios. Es decir, que algunos hombres sobrevivan a un cataclismo nuclear como el que provocó el asteroide que golpeó en el Canal de Chicxulub, entre Cuba y Yucatán, y que con nuevas condiciones ambientales deriven a otras especies humanoides y más tarde a otras especies animales. Esto fue lo que le ocurrió a los dinosaurios, cuyas especies no todas desaparecieron sino que en el curso de los 60 millones pasados se fueron haciendo chiquitos y terminaron convirtiéndose en pájaros, lagartijas, camaleones, cocodrilos, etcétera. Algunas especies de dinosaurio vertieron también en lo que Aristóteles llamó zoon politikón.

-¡Claro! ¡Muchos dinosaurios se convirtieron en animales políticos y después se multiplicaron en numerosas subespecies cromáticas! Por eso ahora en México no sólo hay dinosaurios carnívoros, herbívoros, pecívoros y tricolores, sino también blanquiazules, pardoamarillos, morenos, rojos, violetas, etc- todos con los mismos dientes y garras voraces que tuvieron los dinos de hace 60 millones de años. Nuestros dinosaurios, además, han evolucionado a una especia animal fuera de serie: son multívoros; es decir, nacieron ovíparos pero también son mamíferos y muerden, mastican, beben y maman como becerros recién nacidos.

¿Están aludiendo a algunas especies en particular?

-No, por supuesto, pero seguramente tú estabas pensando en Duarte y Padrés, los dinosaurios que le comieron el mandado a los ciudadanos de Veracruz y Sonora.

¿Qué hacemos entonces con la predicción de Hawking?

-Esperar que se equivoque y que no vayan adelantárseles Trump, Putin y algún otro cabrón loco armado con cohetes nucleares.


Fotografía tomada de noegozine.wordpress.com

Ángel Trejo

Periodista mexicano


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *