parallax background

El indecente SNTE

Diálogo de uno
noviembre 29, 2016
¡Se los dije!
noviembre 29, 2016

El indecente SNTE

Por: Alberto Vieyra Gómez

Harto de las pugnas magisteriales, el presidente Manuel Ávila Camacho convocaría en 1943 al pomposo Congreso de Unidad magisterial en el que habría de surgir uno de los entes más corruptos e indecentes de México, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, el indecente SNTE.

La visión de Ávila Camacho tenía plan con maña: hacer del indecente SNTE un poderoso instrumento de control político para favorecer al PRI como la invencible maquinaria electoral de México. Había que llevar al magisterio nacional al redil oficial, como todas las organizaciones obreras.

Había nacido ya en 1918 la Confederación Regional Obrera Mexicana -CROM-, que en 1929 sufriría una desbandada que daría origen en 1936 a la Confederación de Trabajadores de México -CTM-. El PRI se componía por tres sectores: el obrero, campesino y popular. Fue así como se materializaba la idea de Lázaro Cárdenas del Río y Plutarco Elías Calles para conformar esa invencible maquinaria electoral que permitiría al partido tricolor perpetuarse en el poder por más de siete décadas, en lo que el Premio Nobel de Literatura peruano, Mario Vargas Llosa, definiría como la dictadura perfecta, pues a través de esas organizaciones, el PRI conformaría un mafioso botín de votos en lo que los clásicos han dado en llamar “la era del corporativismo o clientelismo electoral de México”, que se pulverizaría el 2 de julio de 1988 con la derrota de Carlos Salinas de Gortari, quien a duras penas obtuvo 10 millones de votos, cuando el entonces jerarca nacional del PRI, Jorge de la Vega Domínguez, le había prometido 20 millones de sufragios.

Salinas, candidato de Los Halcones de Washington y escogido especialmente para anexar económicamente a México a los EEUU, mediante el Tratado de Libre Comercio, se vería obligado a usurpar el poder después de llevar a cabo inconfesables trastupijes electorales con el ganador Cuauhtémoc Cárdenas, con la Iglesia católica, las ponzoñosas cúpulas empresariales y el PAN.

Molesto porque la corrupta estructura de las organizaciones sindicales habían servido para maldita la cosa, sucumbiendo en las elecciones presidenciales de 1988, Carlos Salinas de Gortari sentaría en el banquillo de los acusados al líder magisterial Carlos Jonguitud Barrios, a quien siendo senador de la República, le ordenaría entregarle inmediatamente el timonel del SNTE a Elba Esther Gordillo Morales, encargada de las finanzas del indecente SNTE.

En la purga llevada a cabo por Carlos Salinas, ordenada por Washington para desmembrar el corporativismo priísta, el más castigado resultaría ser el líder del sindicato petrolero, Joaquín Hernández Galicia La Quina, quien había apoyado electoralmente a Cuauhtémoc Cárdenas y había patrocinado un macabro libro titulado Un asesino en Los Pinos.

La Quina iría a parar a la cárcel tras ver derrumbado su imperio y su propia casa.

Con Elba Esther Gordillo Morales, el indecente SNTE y demás organismos clientelares al servicio del PRI recibirían caudales y más caudales de dinero por debajo del agua y todas las canonjías posibles para sus dirigentes, incluyendo el secretismo de sus finanzas y la impunidad para hacer y deshacer sin rendir cuentas a nadie.

La era más corrupta del indecente SNTE sería con Elba Esther Gordillo, a Salinas le debía su apadrinamiento y poderío, pero después de lucrar con Ernesto Zedillo, la señora Gordillo traicionaría al PRI y trabaría alianza con el PAN para llevar a la silla presidencial a Vicente Fox Quesada y luego al borrachín Felipe Calderón.

Sería durante la docena trágica panista cuando la señora Gordillo y el SNTE recibirían más carretadas de dinero por el incondicional apoyo político.

Vicente Fox, a finales del 2006, le entregaría a la corrupta dirigente magisterial más de 41 mil millones de pesos etiquetados en tres rubros: 20 mil 100 millones de pesos en sistemas de cómputo para maestros, mil 800 millones para el Fideicomiso de Vivienda Magisterial -Vima-, y 19 mil 433 millones para nuevo patrimonio del SNTE. ¿No sería para la señora Gordillo?

El control magisterial del país era muy simple: Elba Esther regalaba a los dirigentes de las secciones del SNTE en el país camionetas Hummer blindadas último modelo y a los maestros que participaban en los corruptos mítines partidistas les ofrecían días de descanso adicionales a sus vacaciones. Al magisterio se le etiquetaría entonces como un gremio de lo más corrupto en México y ese San Benito forma parte de un sistema educativo desastroso que vive la República.

Desde la llegada de Elba Esther Gordillo a la dirección del indecente SNTE, recibiría de 1989 al 2011, más de 81 mil millones de pesos. Se tiene documentado que además de los 41 mil 333 millones de pesos que Fox le otorgó a la poderosa maestra, también de diversas dependencias gubernamentales serían desviados más de 2 mil 500 millones de pesos que el gobierno foxiano destinó para la campaña presidencial de Felipe Calderón Hinojosa, vía indecente SNTE. Obviamente que sería un secreto a voces porque se tienen pruebas, pero el entonces Instituto Federal Electoral -IFE- ni vio ni oyó nada.

En un artículo publicado por Proceso, el 24 de mayo de 2009, bajo el título El reinado de la impunidad, el semanario asentaba: “Desde que, en 1989, Elba Esther Gordillo inició su reinado en el SNTE, ha recibido alrededor de 66 mil millones de pesos de los gobiernos de Salinas, Zedillo, Fox y Calderón, y 13 mil millones de pesos más provenientes de cuotas sindicales. De estos recursos no ha rendido cuentas ni se conoce su destino a pesar de que ella y sus parientes han adquirido en estos 20 años por lo menos 61 bienes inmuebles”.

La publicación de Proceso y de acuerdo con la denuncia penal presentada ante la PGR, en el 2006, por Gustavo Salvador Muñoz Cruz y Edmundo Morales Flores, miembros de la organización disidente Punto Crítico, revela que la denuncia sólo incluye “19 propiedades adquiridas por la profesora, unas dentro del país y otras en el extranjero, como una casa en San Diego, California, que tuvo un costo de 1 millón 692 mil 568 dólares, en 1991, y un departamento en Polanco con precio de venta de más de 1 millón de dólares”.

¿Pero de dónde se hizo de tantas mulas la maestra?

La agrupación Punto Crítico revelaría en el 2006 que “Cuando ha sido cuestionada acerca de dónde ha salido la riqueza que ostenta, su argumento ha sido que en 1973 su abuelo Rubén Morales Trujillo le heredó 300 centenarios o 10 millones de pesos que ha sabido administrar muy bien, pero en Comitán, Chiapas, donde nació, gente que la conoce ha dicho que su abuelo nunca la reconoció como heredera ni como parte de su familia”.

Si Pitágoras no miente, la señora Gordillo recibió hasta el 2009 -de lo que se tiene documentado- más de 81 mil millones de pesos de las mafias políticas del PRI y PAN, sin contar con que en mayo de 2011, Felipe Calderón le entregaría otro botín de más de 31 mil millones de pesos.

Excelsior en una nota publicada el 24 de mayo de 2011 y firmada por Lilian Hernández documenta que “desde 2006, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) ha recibido, por parte del gobierno federal, 31 mil 960 millones de pesos para el conjunto de sus prerrogativas, programas y privilegios”.

Así que bajita la mano, durante el reinado de la impunidad de Elba Esther Gordillo, el indecente SNTE bien pudo haber recibido 112 mil millones de pesos más lo que se haya acumulado por apoyos corruptos brindados al PRI para llevar a Enrique Peña Nieto a la silla presidencial en el 2012.

Todo indica que la maestra no alcanzó a cobrar los favores políticos auspiciados por ella y el SNTE al ex gobernador del estado de México, pues como es bien sabido éste acabaría con su nefasto e indecente reinado mandándola a la cárcel.

Pero el indecente SNTE ahí sigue tan campante recibiendo por debajo del agua millonadas y más millonadas de pesos del gobierno federal, pues tan sólo por retención de cuotas sindicales suman decenas de miles de millones de pesos, de los que el SNTE no da un solo centavo a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación -CNTE-, que nació desde antes del reinado de Jonguitud Barrios, por ello, el indecente SNTE es una sedita ante el gobierno.

Sí, nada chista el indecente SNTE acerca de la llamada reforma educativa, que de reforma educativa no tiene nada, sino lo que busca es el mercantilismo de la educación y la aniquilación de la CNTE, en la que se presume está atestada de guerrilleros según el régimen peñista.

La era del indecente SNTE, pero especialmente de Elba Esther Gordillo Morales nos deja claro una cosa, las alianzas en política tienen un altísimo costo. La señora Gordillo les puso un precio muy alto, y para no ser alcanzada por la justicia compró también el reinado de la impunidad. Así funciona el corrupto sistema político mexicano.

Por: Alberto Vieyra Gómez

Periodista mexicano


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *